viernes, 13 de mayo de 2011

Con fe y un poquito de paciencia


El día que a Gertrudis le dictaron auto de formal prisión, los narcos norteños no estuvieron tan contentos, la noticia del crimen de la chica eclipsó la beatificación de Martín Malverde. Y en realidad no era para tanto, pero el pueblo seguía prefiriendo la nota roja, con tintes de pasión y mucho corazón.

Los periódicos se desbordaban con historias acerca del supuesto comportamiento de la chica, las televisoras se lanzaron a las calles a buscar cualquier detalle que les llevará a averiguar la razón de su máximo acto de amor: Asesinar a Juan Juárez.

De inmediato médicos estudiosos en la materia se ofrecieron a hacer el análisis de su trastorno; el morbo ante su quietud después de lo sucedido, era lo que más alteraba a los ciudadanos. Y es que Gertrudis ahí sentadita tan apaciguada y con su eterna sonrisa, miraba tranquila a la gente pasar, observándola unos con miedo y otros con repulsión, escuchando maldiciones y nombres de todo tipo, por parte de esos a los que más bien les parecía cinismo su inquebranto. ¿Y porqué no lo iba a estar? ella sabía que era cosa de esperar.

Cuando cumplió diecisiete años, Gertrudis vio su primera comedia romántica, deseo entonces con todo su corazón el abrazo calido de un novio y el primer beso debajo de un árbol, igualito que en la película. Aprendió así a imaginarlo y pedirlo con todas sus fuerzas y a esperar, solo esperar con toda la fe que su intención se merecía. No pasaron más de unos meses en que el muchacho de la casa de enfrente descubrió el rizado cabello de la adolescente y con más torpeza que destreza le robó un apretujado beso bajo el árbol de aguacate de casa de sus papás.Lo tremendo del descubrimiento no fue el hecho en sí, sino darse cuenta de la manera en la que se habían cumplido sus sueños.

Con el tiempo las películas fueron subiendo de tono y variedad, y selectiva, la chica se dedicaba a escoger sus anhelos. Tomó como una señal el día que conoció a Juan; un par de días atrás se había embelesado con The pillow book y le pareció tan romántico el amor de los protagonistas que se volvió un afán el vivir algo así.

Con total seguridad planeó el encuentro, para semanas más tarde tener al muchacho a sus pies, aunque llena de encantos amorosos, se resistió un poco a continuar con su maquinación, siguió con extrema paciencia cada paso sin quitar de la mira a su objetivo. ¿Qué esperaba la inocente con eso?: Mentirle, amenazarlo con un suicidio, tomar la dosis indicada y caer en un sopor que le hiciera pensar a él su muerte, solo para despertar poco después, llenarse de besos y caricias al descubrir que de amor, por puro amor ella hubiera resucitado. Compró pues el veneno y una tarde calida espero a Juárez con la promesa de una sesión seductora. Pero como una mala película, Juan tonto e impaciente, entrando en la habitación se empino el vaso con veneno que Gertrudis había preparado para ella y cayó el ingenuo frente a su amada, con una ligera diferencia, él ya no despertó.

O al menos es lo que todos ustedes creen, mientras leen y disfrutan de la ansiosa curiosidad por descubrir la verdad.

¿Porqué lo sé?, porque veo ahí a la chica esperando, con la serenidad que le da saber que al igual que en todas sus películas favoritas, al final todo se va a arreglar y junto con los créditos y el fade out, ella podrá volver contenta a su casa.

9 comentarios:

RoS dijo...

Lo único que me brincó fue el nombre de la película, no sé, tal vez porque tenía musiquita norteña junto con palabras como: Gertrudis, Malverde, Narcos, Juan Juárez, igual y no me imaginé al personaje viendo esa película. Pero bueno, la película es lo de menos, me gustó esta historia locaterroromántica =)
Qué rico final.

Dr. Gonzo dijo...

¡Qué buena historia! Un diez por lo original y a eso hay que agregarle una fluidez para relatar la historia de una manera educada, sin énfasis innecesarios, muy agradable de leer y un buen resultado. Chido.

PHERRO dijo...

Ando perdido en esto del cine, pero me gusto el relato, porque precisamente parece historia para un filme. Además me suena mucho a algún suceso sacado de la historia reciente de nuestro país.
Creo que todavía nos queda mucho por ver.

la MaLquEridA dijo...

Pareciera una noticia de las que dan en la mañana que uno ya no quisiera saber.

Siento que faltó impacto, como muy apresurado el final.

Capitan TINTASANGRE dijo...

corto, inteligente y muy shakespiriano el final.

me gusto la fluidez y la forma de casi ni nombrar la pelicula y que solo fue un pretexto para tu historia....

OJT dijo...

"AL FINAL TODO SE VA ARREGLAR" QUE HOLLYWOOD ESA FRASE DEFINITIVAMENTE.

Leinad dijo...

Me encantó el relato, hay cosas de las que no se hablan pero se manejan con tanta naturalidad que pasan inadvertidos...me gusto.

NaTali dijo...

luego de ver una película holiwoodesca quedan esperanzas., en cierta forma nos hace bien saber que algo bueno viene después de la tormenta.

Pobre Gertrudis!

NTQVCA dijo...

Ros:
Defendiendo mi punto, te diré que aunque vivía en un pueblo, la globalización terminó por alcanzarla.
Dr. Gonzo:
Muchas gracias.
Pherro:
Gracias, te invitaremos al estreno.
Malquerida:
Según yo tiene impacto, es probable que te parezca apresurado porque siempre me ha gustado escribir cuentos cortos, hasta te podría decir que me pareció extenso, lo tendré en cuenta para ajustarlo, gracias.
Capitan:
Me siento halagada, gracias.
OJT:
Entraba en el modus de la Gertrudis y su obsesión, gracias.
Leinad:
Gracias, gracias!
Natali:
Nos hace bien por la dosis de "felicidad" que nos brinda en ese momento, pero que mal nos hace que nos brinden una visión distorcionada de la realidad.