martes, 14 de junio de 2011

ALMA


Las luces de las velas alumbraban tenuemente la habitación. La chica que había llegado de improviso a la reunión se sentía algo cansada y ansiosa. No sabía exactamente porque había aceptado ir con Pherro a la reunión de Escribicionistas, si no conocía a nadie, excepto a su buen amigo.

Todos parecían muy amables, pero su mente empezó a divagar, tal vez por el viaje tan largo, tal vez porque le habían gustado algunos de los asistentes. Pero como se sentía fuera de lugar decidió cambiar de escenario y se fue a explorar la casa. Encontró la comodidad que buscaba en el estudio, un lugar acogedor lleno de libros y pinturas. Se recostó en el sillón. Recorrió su cuerpo tocando sus senos, había pasado tanto tiempo sin una buena sesión de sexo que se le hacían nuevas las sensaciones que experimentaba. Pero su reconocimiento quedó interrumpido cuando entraron dos hombres. Los reconoció, uno era Destroyer y otro el Dr. Gonzo. Ambos tipos bien parecidos y muy varoniles.

-Hola, que no te gustó la reunión- preguntó Destroyer
-Si me ha gustado, pero me siento un poco cansada- respondió la chica.
-Y a todo esto, ¿cómo dices que te llamas?- terció el Dr. Gonzo
-Alma- dijo incorporándose del sillón, dejando al descubierto un poco más de sus piernas custodiadas por una ceñida falda negra de cuero. Ambos Escribicionistas notaron y desearon tocar la suavidad que se adivinaba de aquella piel.

El Dr. Gonzo ya había puesto algo de música para animar el ambiente pues estaba a punto de quedarse dormido. Se acomodó junto a Alma, también se sentía inquieto, ella era una mujer muy guapa y sexy. Destroyer se sentó frente a ellos. Los tres se quedaron callados por un instante. La tensión crecía, Alma se acercó un poco al Dr. Gonzo, no sabía exactamente como respondería, pero tampoco tenía nada que perder. Empezó a platicar con él sobre los temas más triviales y entre risas ella le acariciaba la rodilla, él reaccionó y empezó a jugar con su cabello, a tocarla del hombro hasta que poco a poco sus manos se deslizaron por la espalda y también por la pierna.  Destroyer se había dado cuenta y quiso retirarse, pero había algo en esa mujer que lo encantaba.

-Mejor, los dejo solos- dijo apenado Destroyer
-No, espera, quédate un rato más- le pidió Alma, mientras desabotonaba un poco más la blusa.
-No, de verdad, mejor….-ya no pudo terminar la idea pues ella se había puesto de pie mientras tomaba de la mano también al otro compañero. La música de fondo se había acabado, todo quedó en silencio, solo las risas provenientes de otra habitación se dejaban escuchar. Dirigió sus manos a la espalda del que quería huir, mientras, tenía por detrás al ya encandilado Dr. Gonzo.  Alma quedó atrapada entre aquellos hombres fuertes y según se adivinaba, dispuestos a llegar al final del juego que les proponía.  Entre la oscuridad, no se adivinaba de quien eran las manos que se deslizaban rápidamente por su cadera, las piernas, la espalda, los senos. Las tres figuras se movían en la penumbra, apenas se perfilaban las tres cabezas de los que se acariciaban, reconocían, olfateaban, todo como si fuera la primera vez que estaban frente a un hombre o una mujer.

Su falda crujía a cada movimiento, a cada paso, Destroyer terminó de desabrochar la blusa mientras el Dr. Gonzo hacía lo propio con la falda. Ellos tuvieron que esquivar los proyectiles de los botones de sus camisas, pues Alma, en un arrebato de pasión las había roto, encajaba los dientes en uno primero y después en el que tenía detrás, quién la sometió sosteniéndole los brazos e inmovilizándola suavemente, ella trató de resistirse pero no podía, en cambio, empezó a frotar sus nalgas contra el. La excitaba el escuchar un débil gemido y la respiración más agitada del que recargaba su rostro en su hombro izquierdo. La boca del que tenía enfrente se dedicó a navegar por su cuello, aprisionó su pecho y con las yemas de los dedos empezó a masajearlo por encima del sostén blanco que dejaba adivinar unos deliciosos pezones.
Alma no podía impedir la invasión a su cuerpo sin embargo tampoco quería que se detuvieran, estaba acostumbrada a dominar, pero cuando Destroyer intentó despojarla de la demás ropa interior se zafó de su prisión. Aquella mujer que en un principio les pareció callada y hasta un poco inadaptada se había transformado.

-¡Calma!- les ordenó mientras los empujaba.
-¿Por qué?- le susurró Dr. Gonzo mientras trataba de acercarse.
-¡Porque lo digo yo! Las cosas serán como yo las diga y cuando diga que se hagan- terminó
la frase mirándolos fijamente.
-Ja, permite que me ría, porque yo…-quiso replicar Destroyer, pero la mano derecha de la ahora dominatrix se estrelló contra la mejilla del desobediente. Este acto enfureció al ofendido, la tomo de los brazos apretándola fuertemente. Alma no le quitaba los ojos de
encima logrando traspasar la barrera de su cordura, sus rostros habían quedado muy cerca, lo que le dio la oportunidad de estirar la mano y pasarla por encima del pantalón que presentaba una elevación fuera de lo habitual. –Lo sabía, te gustará tanto como a mí. ¡Ahora suéltame!-. El deseó refulgía en la mirada de este caballero que estaba siendo llevado al límite de lo que probablemente pudiera permitir.

Mientras tanto, sentado cómodamente el Dr. Gonzo bebía de su cerveza. Alma se paró frente a él con las manos en la cintura, ofreciéndole algo mejor que un trago. Él adivinó lo que quería, rozándola depositó un beso junto a su ombligo, animándose a un poco más, recorría el camino al paraíso con su lengua, bajando un poco las bragas. Pero cuando él intentó meter las manos ella lo impidió, dio un paso hacia atrás, poniéndole el pie sobre el pecho que estaba descubierto. – ¡Busca algo con que pueda amarrarlo!- le ordenó a Destroyer, quién dudó un poco en seguir la orden, pero quería saber hasta donde era capaz de llegar, no Alma, sino él. Pronto trajo unas cintas que descolgó de las cortinas.
-¡De donde saliste! Y tan seria que te veías- intentaba hablar el Dr. Gonzo
-¡Cállate! No puedes hablar, no te he dado permiso- respondía como poseída y encajaba el tacón de aguja sobre el pecho ya enrojecido. El ahora dominado, llevaba su cabeza hacia
atrás, pensaba en lo extraño y surrealista que resultaba la situación, jamás se hubiera imaginado el haber estado en una situación similar. -¡Mírame!- le ordenaba Alma bajando el pie hasta la entrepierna para comprobar la excitación que su respiración dejaba traslucir. -¡Amárralo Destroyer!-. Este amargado se reía consigo mismo por lo poco ortodoxo del procedimiento.

Una vez amarrado, Alma se sentó a horcajadas frente al Dr. Gonzo, colocó sus senos ansiosos de ser devorados, él estiraba el cuello para alcanzarla, pero justo antes de llegar la empresa se volvía imposible. Lo tomó del cabello, dejando al descubierto su cuello, mordisqueó los hombros, paso sus labios por la manzana, recordatorio de la desobediencia de su antepasado varón. Ella podía morder, rasguñar y pegar sabiendo en qué punto debía detenerse para dejar atrás el dolor y traspasar el umbral del placer. Colocó sus brazos en el cuello de su sometido como si lo quisiera desnucar, su cadera rozaba su miembro a punto de explotar. Dibujaba un diamante, un círculo, subía y bajaba en espiral sobre la humedad que se confundía de aquellos cuerpos. Dr. Gonzo experimentaba una sensación de impaciencia y frustración pues quería tomarla, poseerla, hundir su espada en aquella piedra húmeda y palpitante para demostrarle quien mandaba en realidad, pero tampoco deseaba que se detuvieran los movimientos sincronizados. Aspiraba el aroma del cuerpo que sudaba, aspiraba o creía reconocer el aroma de su flor. Las fosas nasales del Dr., se expandían lo más que podían pues entre el aroma a sexo y la presión de los brazos se le iban las fuerzas. El frote se hizo más rudo, más violento, Alma sentía debajo un pene a punto de erupcionar. La falta de aire se confundía con el placer y la oleada de sensaciones que tenía. Él elevaba la pelvis para seguir con el dibujo invisible de figuras, pero ella se detuvo en seco –Aún no, quizá luego- le susurró al oído mientras le lamia la comisura de los labios, el Dr. Gonzo alcanzó a tocarla con la punta de la lengua, descargas de electricidad descendieron de su estómago hacía los testículos que se escapaban por el miembro convulsionado bajo la figura de Alma, una descarga sublime, pues la había logrado sin tocarla y sin haberla penetrado.

Cuando ella volteó, Destroyer estaba a punto de irse, sentía aquello demasiado pervertido y sin sentido. Alma lo alcanzó, lo abrazó por detrás pegando sus tetas a su espalda mientras metía las manos por debajo de la camisa, acariciando con las uñas el estómago y un poco más. El trataba de contenerse, pero su piel erizada lo delataba. Con los tacones tan altos que llevaba Alma, quedaba a la altura de la nuca de la nueva víctima, comenzó a soplarle y a preguntarle entre susurros

-¿Por qué te vas?
-Porque tres somos multitud.
-Pero si ahora ya solo estamos tú y yo.
-El sigue viendo.
-¿Eso te preocupa?, ¿no te agrada la idea de hacerlo así?.


Mientras hablaban iban caminando de nuevo hacia el centro del estudio, Destroyer no se resistía, sabía que era más fuerte y alto, así que cuando quisiera podría marcharse. Alma quería vendarle los ojos al testigo que estaba muy quieto y recostado sobre el sillón, pero el sueño ya lo había vencido, así que solo lo acomodaron para que pudiera descansar mejor.

Destroyer y la chica se miraron. Él no sabía que haría. Alma era impredecible. Sus ojos lo congelaban y su sonrisa ingenua lo confundía totalmente. Él tenía mucha experiencia en mujeres, pero hasta el momento había evitado a las que le parecían dominantes y sin embargo, esa noche, no podía o no quería irse. Había visto la eyaculación del Dr. Gonzo sobre su pantalón, le sorprendía que el solo roce, los toques tan superficiales y besos velados hubieran conseguido ese efecto.

La femenina y sensual mujer caminó hacia Destroyer con la elegancia, elasticidad y rapidez de una pantera, sin avisar dio un salto que sorprendió a su compañero de juegos, trastabilló un poco, pero ella enredó su pierna hábilmente a su rodilla haciéndolo caer al piso. La alfombra era suave y mullida, una caricia a las rodillas de Alma quien lo sometió aprisionando sus hombros, poniendo cerca de su cara aquel paraíso ardiente. Ella era fuerte a pesar de la impresión de debilidad que aparentaba. – ¡Juguemos!, tu eres mi semental si te portas bien recibirás una recompensa-, los pensamientos de Destroyer estaban congelados, - ¡Voltéate!- le ordeno Alma. Lo montó, le dijo que se moviera, de vez en cuando lo espoleaba con los tacones. –Buen caballito, te has ganado un premio- y se recostó hasta el punto de meter la mano por dentro del pantalón, lo tomó entre sus manos, el terreno estaba preparado, apresuró el camino, la velocidad, el caballo Destroyer se retorcía sintiendo, solo sintiendo, Alma recostada lo miraba, él entrecerraba los ojos, ella gozaba con observar sus reacciones, el placer aumentó cuando recibió en sus manos el líquido, origen de la vida.

Destroyer se incorporó, su pantalón estaba como el del Dr. Gonzo. Alma se quedó recostada viendo el techo. Sintió la mirada interrogante del corcel. –Gracias- fue lo único que atino a decirle mientras se colocaba la falda y salió a buscar a Pherro. Lo encontró sentado en la sala junto con los demás Escribicionistas, le dio un trago a la copa que él tenía –Estoy cansada, ¿nos podemos ir?- pregunto tiernamente.

-Despierta, despierta, es hora de irnos, ya todos se fueron y como siempre somos los últimos en salir- le decía Pherro.
-¿Qué hora es?, ¿Dónde está el estudio? Y ¿Destroyer y el Dr. Gonzo?- susurraba adormilada.
-Son las 5 de la mañana, desde que llegamos te quedaste dormida. Aquí no hay estudio, y ellos se fueron al poco rato que llegamos, ¿qué te pasa? Bebiste demasiado, o ¿qué te metiste?, seguro soñabas que volabas jajaja- le dijo Pherro mientras ella buscaba su bolsa.

Alma acomodó su falda de cuero y salió de la mano de Pherro. Hacía algo de frió, así que la cubrió con sus brazos –Alma, eres tan linda, tierna y sensible, nunca podría creer que hicieras algo incorrecto, es más, se me hace que eres de las que lo hace con las piernas cerradas- dijo soltando su risa encantadora. Sin embrago un gesto perverso pasó por el rostro de Alma.

- ¡Qué buena estuvo la reunión!
-Pero si te dormiste.
-¡Pues por eso mismo!- y Alma se colocó las gafas de sol, para cubrir más que sus ojos, aquellos pensamientos que la dominaban.

14 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Que bueno que a esta reunión de escribicionistas no estuve invitada, si que estuvo candente, no imagino al Dr, Gonzo y a Destroyer haciendo un trío, caray esto si que se está poniendo duro, bueno no se está poniendo duro se puso duro en realidad jeje hay que ver lo que viene.

Pobre PHERRO ni se enteró lo que pasó.

Saludos.

PHERRO dijo...

Van a decir que como chingo con lo de la sútil línea entre el relato erótico y el relato harto descriptivo de un acto sexual, el cual también podría tener toda la carga emocional del primero, pero al ser tan detallado, para mí, pierde el misterio, el asombro que puede llegar a provocar en el lector.
Tu relato tiene de las dos cosas, según yo, momentos muy álgidos y otros en los que decae la emoción, pero en conjunto me como fue el personaje femenino escalando de una intención a otra hasta apoderarse de la historia, para rematar con ese final ambiguo.
Lo que no me gustó es haberme quedado sin acción otra vez.

destroyer!!! dijo...

jajajajajaja ahhhhhh jijo del maiz!!!!!

nunca he experimentado algo taaaan salvaje, yo nomás abajo de las cobijitas :s...

no ps estuvo de lujo entrar en ese sueño y que hasta me montaran como caballo... estuvo prende mechas el asunto!!!! voy a tener pesadillas despues de lleer esto jajajajajajaja

saludos!!!

LUIS TORRES dijo...

Pero a mi modo de enteder este relato no es erotico, mas bien parece una escena porno o una anecdota sexual. Un relato erotico es como su misma palabra lo dice, debe conjugar el amor el sexo, mucha Spicologia, hacer que los personajes sientan, se exiten se compenetren en el acto sexual, la verdad que la historia empezo bien pero pierde erotismo y se combierte en un mero relato porno a mi modo de ver.
Te falto describir el ambiente o lo que piensa cada personaje poner alguna frase ingeniosa o usar similes para describir el acto sexual de forma erotica.

Saludos

PHERRO dijo...

¿La Spicología es el estudio de...?

NTQVCA dijo...

Estuvo divertido imaginarse a los Escribicionistas en todo este lio!
Si buscamos relato erotico en Google van a aparcer páginas como "Golosas.com" y encontraran historias como estas que escribiste Siracusa, mis respetos para lo que hiciste, pero lo que dicen Pherro y Luis Torres es algo parecido a lo que opino, esto es más como porno y tenemos que encontrar la ligera línea entre esto que va a hacer soñar a Destroyer toda la noche y un verdaro realto erotico, a veces te exita más algo que se queda en la imaginación.


Por otro lado, las opiniones de visitantes a este blog siempre serán bien recibidas, Luis Torres, gracias por visitarnos y sobre todo comentar, Pherro, estoy segura que lo de Spicología fue un error de dedo.

Dr. Gonzo dijo...

Me so horny!
No pues por la forma en que me pintó Siracusa, esa noche cené una Alma. Me pareció divertido caminar por ese lado nada familiar, me resultó más familiar Alma.
Como saben, estoy en la calle en eso del erotismo, pero pienso que la parte erótica radicó en la parte del efecto del sado. ¿Porno? Chale, yo he visto porno y no es así. Creo que estoy fregado para mi relato erótico :S

SIRACUSA dijo...

MALQUERIDA: si estabas invitada, pero mientras todo el show ocurria tu estabas platicando con otro escribicionista jejeje y esta dificil integrar a todos cuando no los conoces o no has cruzado mas palabras que los comentarios.

PHERRO: cuide -segun yo- la parte erotica, y no fue la intención que fuera muy explicito, pero en el proximo relato prometo ser aun mas cuidadosa y ponerte como protagonista de la historia :D gracias por tu comentario. y Alma rifó jajaja

DESTROYER: jajaja espero que disfrute sus pesadillas!!! y gracias por tu participación!!! :D

LUIS TORRES: ¿porno? ¡rayos! tendre que verificar esas diferencias xq en algunas cosas que he leido de este tipo van por ese camino, gracias por las sugerencias y como lo comente mas arribita, en el proximo me ira mejor!! :D

NTQVCA: te confesare que eras la protagonista de la historia, pero mejor al final lo dejamos a los caballeros jejeje asi no me querrías golpear depues x haberte puesto tan porno star. Gracias por tu comentario :D

DR. GONZO: jajaja gracias por tu participacion y entrega a Alma. Espero leer el relato de todos!!! saludos y bañese con agua fria. o te paso el fon de Alma?? jajaja

...Dark Angel... dijo...

Creo que varios de nosotros tenemos diferentes percepciones del erotismo. Para mi, porno es donde los personajes llegan, y dicen ¡hola!, mucho gusto, ¿te gustaria una cogida? y el erotico es un relato en donde el ambiente, las descripciones y la historia te llevan al sexo, siendo este la parte central, sin embargo sin lo demas, no existiria.

Pa' acabar pronto, el porno es para jalartela y el erotico es para disfrutarse con la pareja.




Dark Angel

NTQVCA dijo...

Siracusa!!!!...


Me hubiera sentido honrada!

RoS dijo...

Sí está complicado meter los 14 escribicionistas, pero ya de menos hubieras citado a la Ntqvca, aunque como describiste al personaje, a nadie imaginé más que a ella.
Me parece muy muy detallado y descriptivo el momento del trío, creo que eso pudo acortarse, y como dicen, dejar más a la imaginación.
Me latió el descenlace sorpresivo, la neta yo no imaginé que fuera un sueño. ¡Chido!
=)

SIRACUSA dijo...

Dark Angel: concuerdo contigo, y despues de haberlo leido de nuevo no le corregiria nada nadita :D

NTQVCA: sientete honrada, eres tu, solo que con otro nombre jajaja

Ros: el personaje definitivamente surgió de la foto de ntqvca pero un volado definió la situación. En lo personal me gustó como quedó mi relato, deje que volara la imaginación y no lo cortaria. Chido que te latió el final confieso que estos siempre me han costado algo de trabajo.

saludos!!!!

Úrsula Amaranta dijo...

Yo no opinaría que es porno, quizá en todo caso podriamos dividir un relato erótico soft de uno hard, algo asi, pero porno, pues no, lo porno me parece mucho mas grotesco, sin contexto, sólo con datos corporales, no sé, algo asi.
Me gustó que al final fuera un sueño, eso le dió un giro divertido, además está entretenido y la parte erótico muy bien relatada y descriptiva.

Leinad dijo...

La idea de la femme fatale, destrozando corazones, buen argumento

(Acá entre nos...¿Quién es alma, siempre si es NTQVCA?)