viernes, 10 de junio de 2011

“Un cuento de corrido”

-¡Por favor no vayas a ese baile!

Como conjuro contra un mal augurio se escuchó ese ruego en tres distintas casas, muy distantes una de otra, en tiempo y lugar, pero unidas por similar trágico desenlace.
Palabras llevadas por el viento a oídos sordos, oídos de jóvenes ávidos de “darle vuelo a la hilacha”.
Porque perderse un baile es imperdonable para las y los jóvenes, pues cada uno tiene su especial encanto: se reúnen los verdaderos amigos, hay oportunidad de encontrar al amor de su vida, se da rienda suelta a la alegría, acompañándose de buena música y mucha de esa “agüita que ataranta”.

Se llevará a cabo un gran fandango en “El Edén”, un rancho legendario, propiedad de Doña Catrina, se espera a mucha gente, pero los invitados principales son dos mancebos y una joven dama, los cuales han sido condenados a repetir su última desobediencia por toda la eternidad, total, no tienen otros asuntos que atender.
Como a las dos de la tarde, horario terrenal, inicia el jolgorio, el lugar se encuentra ya repleto de convidados, desde personalidades muy distinguidas hasta individuos de la peor ralea, pero no importa, en esta representación infinita de la vida, todos somos iguales.

La primera en llegar, de los tres invitados especiales, fue Rosita Alvírez, preciosa como siempre, con sus botines de seda bordados de raso que hacen más gracioso su paso y le dan agilidad para zapatear; Rosita es rebelde y se presenta ataviada con un provocativo atuendo, muy liberal para la época…, para la época en que murió. Enfundada en un corto vestido de cuero de ternera muy ampón de la parte baja y demasiado breve del escote, que permite admirar mucha piel cuando Rosita gira y gira al ritmo de las polkas. ¡No´más de verla se me andaba yendo el alma al cielo y eso no le hubiera gustado nada a Don Diablo! En fin, ella se dedica, como siempre, a despreciar a todos los caballeros y lumpen que osan acercársele.

Todo transcurría normalmente cuando hace su arribo a la fiesta Simón Blanco, acompañado de sus ladinos compadres, quienes lo convencieron de venir con el pretexto de demostrarle a la concurrencia que él no es ningún cobarde. Simón tiene inteligencia, pero más orgullo, no en balde fue uno de los principales artífices en la toma de San Tejeringo el Bajo y otras batallas memorables, por lo que el gobierno le guarda cierto respeto, aunque preferiría eliminarlo. El asunto con Simón era poner en entredicho su valor, para que inmediatamente se le cuadrara a cualquiera, so pena de recibir un plomazo de su revólver calibre 30; así se las gastaba Blanco, por eso se urdía una traición contra su honorable persona, por parte de gentes en las que él tenía plena confianza.
¡Así las cosas, raza!

Otro que fue traído al baile incitado por un motivo muy personal, es Lucio Vázquez. Animado por la idea de coincidir con la dueña de su corazón en el festejo, pero ignorante de la intriga fraguada entre sus presuntos amigos para darle muerte, porque uno de ellos pretende a la misma doncella. Lucio está muy emocionado por encontrarse con su novia. En cuanto entran a la reunión, los hipócritas le ofrecen insistentemente un trago de licor, mismo que rechaza, pues cuando llegaron a su casa para proponerle venir al convite, estaba a punto de comenzar a cenar y él sabe que no es bueno ingerir bebidas embriagantes con el estómago vacío, además prefiere mantenerse sobrio, para pasar un buen rato con su amada. ¡Abusadillo desde chiquillo!

Ya todo estaba listo para cumplir con la repetición de los hechos, cuando irrumpe en el sitio Valente Quintero, totalmente ebrio, armando un escándalo ¡éramos muchos y parió la abuela! A pesar de los ruegos de su chata consentida, Quintero se dirige a los músicos para exigirles, no pedirles, que toquen “El toro”; los pone en un predicamento, pues la música ha sido pagada por el Mayor, quien la liquidó con plata, además también anda muy borracho y no va a tolerar un agravio de esa magnitud frente a la concurrencia. Para hacer más grande el desafío, Valente presume que pagará con oro. ¡Faltaba más!
El Mayor le reclama su actitud, recordándole el debido respeto a su grado. Valente contesta de manera insolente que él también es subteniente.
Se dan la mano como hombres de honor y se retiran de la bola, luego se escuchan las detonaciones de una .32 empuñada por el teniente y una .45, sostenida por Valente. Cae primero Quintero, es infalible la puntería del Mayor; ya en el piso, Valente, antes de fallecer, logra hacer blanco en el pecho del Mayor, dejándolo agonizante.

Y ese fue el principio del fin en el baile:
Hipólito, uno de los muchos despreciados, cansado de los desaires de Rosita, lleno de rabia se abre la chamarra y desenfunda su pistola, asestándole tres tiros a la muchacha; ¿pa´qué gastas balas Hipólito?, si no´más uno era de muerte.

Simón es sorprendido por el más querido de sus compadres, quien le dispara a quemarropa; al darse cuenta de que no traía su “cuete”, pide desesperado el arma a su amigo Andrés, pero muy malherido no logra resistir y cae abatido por un certero balazo. Le ahorraron el trabajo al gobierno, que no encontraba la manera de deshacerse de un personaje tan respetado como fue Simón Blanco.

Lucio Vázquez, rechaza por enésima ocasión una copa, causando el enojo de su rival de amores, quien cobardemente lo reta a pelear, a sabiendas del garlito previamente preparado contra la vida de Vázquez; salen del rancho y cuando Lucio se dispone a enfrentarse al provocador, no ve una mano que por la espalda le propina tres puñaladas traicioneras; todo por arrebatarle el amor de una mujer.

En el suelo yacen los cuerpos de tres jóvenes y una dama, asiduos a los bailes, pero en este, les toco danzar con la más fea, por no hacer caso de una sencilla, pero vehemente súplica: ¡No vayas al baile! Esas fueron las últimas palabras que escucharon en labios de sus angustiadas progenitoras.

Cuatro destinos fatales, provenientes de un barrio de Saltillo, del municipio de Tres Palos, de la Sierra Mojada y del Pueblo de Santiago; cuatro historias, reunidas en este cuento, por un viejo borracho, amante de los corridos.

15 comentarios:

Mariposa Errante... dijo...

Querido Pherro:

PrimeraSSSSSSSSSSSSSSS.

Te inspiraste amigo, grandes bailes esos.

Me gusto!!!...

Besos.

la MaLquEridA dijo...

Casi no conozco esos corridos si acaso el de Rosa Alvírez, pero bueno, me ha gustado la forma en que los narraste.


Saludos PHERRO.

RoS dijo...

(nomás uno era de muerte rules, jaja, ya pues)

Aw, desde el título me dices lo que va pasar, snif, le hayas puesto un desenlace sorpresivo, ya sé que te basas en los cuatro corridos, pero el cuento es fantasía, se vale cambiar la historia.
Le inyectas buen lenguaje costumbrista a esta historia, pero el ¡Así las cosas, raza! me hizo ruidito, juju. Me gusta como juntas a los cuatro personajes en la fiesta.
Creo nomás se te fue un acentillo, en: quien la LIQUIDÓ con plata.
:)
SALUDOS.

Leinad dijo...

Interesante cuento de corridos, ¿Con qué musica iria? :)

Leinad dijo...

Fe de erratas: dice musica (sin acento) en lugar de decir Música. los acentos, los acentos...nomás por hacer las cosas de prisa jajaja.

LUIS TORRES dijo...

Creo que el titulo desluce todo el cuento, es como cuando uno va a ver una pelicula de estreno y vieno uno y Zasss te cuenta el final de la pelicula, y tu desde el titulo ya me estas diciendo como va acabar tu cuento.

Un cuento tiene que asombrarte en pocas palabras, si desde el titulo me dices que va a ver 4 muertos y mientras uno va leyendo ve que verdaderamente va a ser asi, como que desluce todo.

Saludos.

SIRACUSA dijo...

Fluido, interesante y construido con un lenguaje sencillo y colorido. Me gustó mucho, me recordo a los domingos con el abuelo y sus corridos y ese atuendo de Rosita wow!!! Buen final!!!

saludos!!!

NTQVCA dijo...

Lo leí imaginandome una voz bien del norti! Ajua, me gusta eso del corridos, te quedo bueno puesn!

Dr. Gonzo dijo...

Bastante entretenido con todo y que yo soy un neófito en esto, me sonó interesante la forma de narrarlo. Me pondré a la búsqueda de los corridos si me ayudas con los nombres Pherro, resultó una lectura agradable, de esas que hay que hacer dos o más veces.

Pherro dijo...

Estos son los vínculos a los videos, para quien guste escucharlos, en youtube:

http://youtu.be/o7HD55bonJk

http://youtu.be/A2TWVzmabqs

http://youtu.be/Sx2IA7yqmEs

http://youtu.be/W3tCX8_2EEA

Gracias por sus comentarios, observaciones y criticas, no caen en saco roto.

destroyer!!! dijo...

jajaja excelente el homenaje a la patrona...

pooots a mi como me laten los trinches corridos acompañados de pulques y gorditas con chiltipin y mas en mi pueblo en los dias frios y despues de ir a hacerle al que trabajo en el campo jajajajaja....

que chiingonsete ambiente...

Anónimo dijo...

ahora si me dejaron anonadado estupefacto y sorprendido, veo en si que esta pagina es de puros escritores reconocidos, y altos criticos y catedraticos de la lengua española........ mirad nada mas, por hacer estos escritos con tanta premura, no me fijo en los ACENTOS...... baya, vaya, balla, valla pues, por vida de ....... ustedes acomodenle a la persona que idialicen, esta bien el cuento, y eso es solo al fin y al cabo, como cuento no tiene REGLAS, y eso se lo digo a nuestros criticos ñoños, cuando criticas algo es por pura " ENVIDIA " o que enseña tu doctorado en lengua española, cretino....... he de tomarme el tiempo para leerte y de seguro tu tienes tambien muchos errores, cuando hagan un colectivo, es para divertirse y compartir sus experiencias en trazos de papel. y los dejo no sea que me cretequen. ps lo digo por y para luis torres y leinad. me vale que me critiques, pero esta chicles el cuento.

Úrsula Amaranta dijo...

¿eh? no entendí al anónimo de acá arriba... en fin.

Fue homenaje a la patrona verdad? jaja muy bueno, a mi me gustó el tema, siempre me sorprenden todos con sus temas, me pregunto ¿cómo se les habrá ocurrido? en fin, si creo que tiene detalles de acentos u ondas así, pero yo no sé muy bien de eso y solo me fijo en que la historia y como la llevaste me gustó. Por cierto creo si tienen razón con lo del titulo.

RoS dijo...

Al anónimo nomás le faltó eso de: no te juntes con la chusma Pherro, chusma chusma, prrrrrrrt.

Qué botana estuvo su comment, aunque al final, creo que sólo él se entendió, jajajá.

Anónimo dijo...

a mis queridos neofitos, amantes de la lengua de Cervantes, mi anterior intervencion, es sarcasmo, y bien fundamentado; pero ya no entrare en detalles, al ver que no entendieron, y eso que es algo que se estila en la narrativa, bien por el escritor del cuento, y bien por los las dos personas que comentaron mi intromision, y claro esto que lo de chusma, lo menciono uno de ustedes, no yo. gracias y sigan divirtiendose