martes, 19 de julio de 2011

BRILLO DE FRAMBUESA



-¿Quién me lo diría? No, la verdad ni si quiera lo llegue a imaginar, pero así sucedieron las cosas.
 La mañana comenzó como cualquier otra: el sonido del despertador y el vaso de leche, guardar las cosas en la mochila y correr,  pues la entrada a la secundaria era a las siete de la mañana.
 Los adolescentes llegaban chinguiñosos al colegio. La prefecta, mejor conocida como “Titina”, revisaba en la entrada las mochilas enarcando las cejas marcadas dramáticamente por su delineador,  a eso, hay que agregarle dos cosas, la primera, que siempre reportaba a medio mundo sin razón; dos, el que nos obligaba a bajarnos la falda que sugerente mostraba solo medio muslo y a subirnos las calcetas que estaban conspirando en los tobillos. Yo creo que “Titina” debió de tener pocos amigos en la secundaria.

La primera clase era un horror, tocaba matemáticas con “la burbuja”,  eran dos horas de tedio y aburrición, aunque las plumas siempre serán un juguete divertido y  letal en manos equivocadas. Lo único que me hacía soportar estas horas era que Lucy, mi mejor amiga desde segundo año estaba ahí.
En el primer año de la escuela se me hacía una pesada y fresa, pero cuando las demás me dejaron de hablar, ella fue la única que dijo que no, ese día tuve pesadillas, sueños terribles donde me la imaginaba dándome la espalda, “no Lucy, nunca dejes de hablarme ni de ser mi amiga”, repetía mientras caminaba en silencio hacia la secundaria. Qué bueno que solo fue un sueño.

Las horas del receso eran las mejores, lo que indicaba que el día empezaba a mejorar. Nos sentábamos en las canchas viendo a los chicos de banda de guerra, ahí estaba Arturo, él iba en la prepa, yo, podía pasarme horas y horas contemplándolo, dando las órdenes para marchar o tocar más fuerte. Yo le generaba ternura, o al menos eso me decía, a Lucy le daba risa, hasta que Bruce se fijó en ella y el receso se convirtió en la banda de guerra y los ensayos de panderos. Ellos nos sonreían, nos guiñaban el ojo, simplemente nos derretíamos ¿Cómo les pueden gustar a dos de prepa unas peques de secundaria? Era nuestro sueño hecho realidad.

A pesar de que éramos muy rebeldes y las que normalmente se pinteaban las clases, no usábamos maquillaje, Blanca, la que iba en el “C” se pintaba como payaso, se veía mucho más grande y lógicamente traía un novio de tercero de prepa, pero “Titina” la enviaba al baño a lavarse la cara, Blanca se la pintaba de nuevo y así se la podían pasar todo el día. Lucy y yo solo usábamos un brillo de frambuesa, regalo del día del estudiante en el que coincidimos.  Eso fue una señal más de nuestra amistad. Me gustaba el sabor y la textura de ese brillo que me hacía sentir muy grande, toda una mujer fatal, a Lucy también, solo que ella ya lo era sin necesidad de ese color en sus labios, estos eran hermosos, bien delineados y me encantaban sus colmillos, muchas veces trate de imaginar cómo morderían.

Nuestro brillo se hizo popular, en alguna fiesta Eligio y José Luis lo probaron, lo mismo que Sergio y Rubén. Los dos primeros nos mandaron una postal donde nos decían lo bien que sabían nuestros labios y lo rico de nuestros besos. Yo tenía una duda.
Ese día nos salimos de la secundaria como a las diez de la mañana, no hubo problemas, pues el otro prefecto era nuestro amigo y nos dejaba salir. El itinerario era muy sencillo, la casa de Lucy era el refugio pues sus papás andaban en Cancún, su hermano el pintor –mi amor platónico-  estaba en el Barrio del Artista o de gira en España, y su hermana la doctora estaba dormida o en el hospital trabajando, la casa era nuestra de diez a dos de la tarde.

En esas pintas aprendí a fumar, probé por primera vez el vino tinto y nos pusimos la primera borrachera de nuestras vidas. Nos acostábamos en su cama, prendía el radio y cantábamos hasta que se nos terminaba el vino. Pero esa mañana, justo esa mañana, Eligio y José Luis nos dieron esas postales que nos llevaron a… bueno, la risa fue tanta por la sarta de cursilerías que de pronto empezamos a pensar si nosotras generaríamos ese mismo efecto en  nuestros “novios” de prepa.

-Ya pinche América, que les pasa a estos niños, apenas les dimos un pico y ya se emocionan.
-No lo sé, pero a poco no son lindos, como nos dicen que besamos rico, así debe ser- le decía mientras observaba el techo, creo que el vino me hizo efecto más pronto de lo esperado.
-¡Ah chingao!, y tu ¿Cómo sabes que neta besas rico? No mames.
-Pues hay que besarnos para saber quién de las dos besa mejor y si es cierto que lo hacemos rico, digo, para que no nos cuenten.
-No mames- y se me quedó viendo, un silencio interrumpido por las canciones de los Beatles se tornó bochornoso, Lucy se levantó de la cama -¡Va! Pero sin lengua y solo porque es para descubrir una verdad-. Y me atrajo hacia ella. Nunca me ha dado miedo nada, y si lo ha hecho me hago la que no lo veo, total, después desando el camino y listo.
Ella me tomó de los hombros, yo rodee su cintura y nos besamos, entreabrí un ojo para ver que hacia ella, supongo que en algún momento debió de hacer lo mismo hacia mí. Fue un beso largo, sin lengua, supe como mordían sus colmillos y como se encajaban suavemente en mi labio inferior. Nos separamos y nos recostamos de nuevo en la cama, escuchaba los latidos de mi corazón, todo había sido tan…, tan extraño pero delicioso que no podía dejar de chupar el brillo que dejó nuestro intercambio de verdades.

-Ay pinche vieja, me cae que besas bien rico- y explotaba en carcajadas.
-Pues tú no te quedas atrás, con razón Bruce está loco por ti- Nos tomamos de la mano, terminamos de vaciar la botella y reíamos de solo vernos.
-Lucy, por favor, que esto no cambie nada entre nosotras, yo te quiero mucho, eres mi mejor amiga y siempre lo serás.
-América, no empieces con tus sentimentalismos, ya sabes que yo también te quiero y que aunque estemos viejas y gordas y arrugadas, siempre seremos amigas.
-Entonces, ¿puedo darte un beso más?
-¿Dónde quedó el brillo?





14 comentarios:

RoS dijo...

Qué rico beso de frambuesa, qué rico volver a los recuerdos sedundarianos. Esta lectura estuvo super relajadita, como platicadita, diálogos sencillos, coloquiales. Estuvo sabrosón leer esto.
Oye, yo también tengo una luci en mi historia, snif, veré si me late cambiarle el nombre, sino así la dejaré, duh.

PHERRO dijo...

Sí, secundo a RoS.
Me gustó, la historia es sencilla y evocadora.
¿Para que complicarse la vida?

Maldito Desgraciado dijo...

Está sencillo tu texto y bien manejados los diálogos jaja la neta yo pensé que ibas a volver a hacer un relato erótico con el tema de esta semana :)

Pinchesendic. dijo...

Estuvo bastante rica la historia, y el final estuvo muy bien planteado. Hasta quise ser mujer para darme una fajada con otra vieja.
el relato estuvo muy fluido y bastante ligero para poder disfrutar.

...Dark Angel... dijo...

Buena "historia" (o acaso es puritita verdad?) De corridito, para leerse con un buen cigarro. =)

Aaa que tiempos aquellos de secundaria...




Dark Angel

Vergónides de Cock dijo...

Parece unánime, a la gente le gusta la sencillez. Aunque noto que no podemos salir de la idea que lesbianismo involucra 2 mujeres amándose.

Úrsula Amaranta dijo...

¿se pusieron de acuerdo tu y Fernando? jajaja, digo porque las historias son como lo opuesto pero de lo mismo.
Me gustó mucho porque esta contextualizada en la secu y asi mismo esta narrado y platicado pero sin perder buena redacción, igual que Ros, lo hicoeron con lenguaje sencillo y coloquial pero bien escrito.
La parte del beso, bieeeeen.

la MaLquEridA dijo...

¨Después desando el camino y listo¨ hay caminos que ya no se pueden desandar, imagino que este fue uno de ellos, quien sabe.


Saludos.

Dr. Gonzo dijo...

La experimentación. Punto de partida para una historia divertida y cargada de significados. Me latió un buen.

SIRACUSA dijo...

RoS: Que bien que fue relajada, esa era la intención y hubieras dejado a tu lucy, capaz que era la misma. :D

Pherro: Gracias!!!!

Maldito Desgraciado: Hasta que me salen bien unos diálogos!!!! jajaja esa fue mi idea inicial pero mejor no...

Dark Angel: cariño, solo es mera ficción jajaja y la secundaria ahhhhh que buena temporada fue...

Vergónides: a tí no te gusta la sencillez?. y si no es eso que es?

Ursula: No nos pusimos de acuerdo, así salió. Lo que hace un buen brillo labial jajajaja

Malquerida: pues de pronto si o quien sabe? habría que preguntarles jejeje :D

Dr. Gonzo: Una etapa en la que se busca conocer y entender, además de saber quienes somos y en este caso la amistad se prestó para ese juego.

Vergónides de Cock dijo...

Adoro la sencillez, sobre todo porque es simple, querida y no te cuesta nada, es barata. Complicarse no es la voz.

SIRACUSA dijo...

Vergónides: Gracias, tus respuestas me generan preguntas y muchas dudas...

Capitan TINTASANGRE dijo...

mmmm..yo creo que la historia por si misma es delicada.

la experimentacion y la reafirmacion del yo.
en esa etapa de la vida.

aunque no creo que eso sea lesbianismo, sino simple curiosidad.

para tus niñas debio ser algo muy imtenso...

Anónimo dijo...

Me gustó mucho