domingo, 3 de julio de 2011

Una de esas legendarias...

Esta era una de esas reuniones a las que nadie quería faltar, toda la banda estaba presente y sabía que ella iba a ir!!!
Todos llegamos a buena hora para empezar la ingesta desde temprano, organizada con la clásica “vaca”, donde sólo hacía falta un lugar amplio, unas cuantas mesas y un estéreo aceptable para poner la música y armar el desmadre…
Era una época gloriosa, juventud, ganas de vivir, de aprender, de los primeros intentos de amar, pero sobre todo, de hacer muchas pendejadas, tomar hasta terminar fulminados, gastar lo mucho o poco que le podíamos sacar a nuestros padres para dejarlo todo regado en forma de vómito, pelear a la menor provocación, intentar robar unos besos envinados y si se podía, un fajesote y ya los más afortunados hasta un acostón…
Iniciamos la tarde con el 13 de Blur, el Be Here Now de Oasis, el OK Computer de Radiohead, repitiendo miles de veces Clint Eastwood de Gorillaz, muy fresón aun, al más puro estilo de la escuela mientras le dábamos fuego a los tacos de canasta… ya cuando estábamos más desinhibidos empezábamos a mamonear con banda y yo me adueñé un rato del estéreo para poner mil veces la de costumbres de aquel disco homenaje a Juan Gabriel con la chingonsísima voz de Julio Preciado…
Mucha cerveza para empezar, luego las botellas de legítima procedencia, no muy finas, pero sí más seguras... serían como las 6 de la tarde cuando se empezaron a aislar los grupos, en un lado, muchos jugando futbol-prenda, por cada gol recibido, el equipo tenía que quitarse algo y así hasta terminar todos en calzones… casi todas las morras estaban ahí bien prendidas, incluida aquella pinche escuincla por la que hasta estrené camisa…
En otros montones, los de cuarto año emocionados por su primer gran peda mítica y los de áreas con sus pláticas de “gente grande”… pero en ese momento como que esos me valían madre, yo tenía mi mente y mis ojos puestos en esa méndiga que se hacía del rogar y coqueteaba con otro pendejo…
En algún momento mi mejor amigo de toda la vida y yo nos escapamos a dar una larga caminata con un par de niñas que se llaman Nancy a ver que les sacábamos… después de una rogadita de 2 horas y empedarlas más de lo que estaban por fin obtuvimos el anhelado premio, pero… intercambiamos Nancys… el con la que yo quería y yo con la que el quería, total, solo eran unos besos!!!
De regreso, ya muchos se habían ido y quedamos el selecto grupo de borrachos extremos bien conocidos para ya poner el asunto más salvaje…
Nos contaban que hubo de todo, rompimientos, nuevas parejitas, madrazos, botellazos, risas, todos los ingredientes necesarios para que una peda en verdad fuera peda…
Llegó la hora de sacar una botella de “tequila” de cinco litros que le compré a un nerdoso por la módica cantidad de 60 pesos…
Para esto, por andar siempre de pedo, ni me acordé de la morra por la que fui, total, ya ni me importaba, lo que contaba era embrutecernos aún más!!!
Como a las 4 de la mañana nos corrieron de la casa del amigo donde nos embrutecíamos ya que nuestra plática llegó a oídos de su santa madre y no le gustó lo que escuchó…
Otra chava afortunadamente nos dio asilo, porque ese pueblo estaba medio lejos y era difícil salir… en gratitud a su hospitalidad, acabamos pedísimos y el cuarto donde nos acomodó terminó hecho un asco, no sin antes llevarse una dosis de besuqueada por parte de mi pinche mejor amigo…
Las leyendas surgidas esa noche se siguen recordando en las reuniones periódicas que tenemos con esa vieja banda y más aquella donde la morra esta se quedó esperando a que me le acercara para que ya me diera el sí...
Chingada madre!!!
Extraño mis 17 añitos!!!

10 comentarios:

DESTROYER!!! dijo...

para bien o para mal... he vuelto!!!

saludos!!!

PD aun sufro de traumas por la semana erótica jajaja....

PHERRO dijo...

Para bien o para mal esas primeras borracheras no se olvidan.
Yo las quiero dejar enterradas, pero nunca falta algo o alguien que me las echa en cara, ni modo.

pinchesendic dijo...

estuvo rico, sano y muy desmadroso, al comenzar a leer creí que no me iba a gustar pero poco a poco fui cambiando de parecer.
Destroyer regresó... en forma de fichas.

RoS dijo...

Sí, cómo no, este desmadre se disfruta!

la MaLquEridA dijo...

La dejaste esperando como Penélope, mala onda, buena tu fiesta.

Anónimo dijo...

Jajajaj, quien no estreno algo por una nenorra?

Saludos!





Dark Angel

SIRACUSA dijo...

me parecio divertido, sobre todo porque pues en esas fiestas todo podia pasar!!! recordar solo recordar :D

Úrsula Amaranta dijo...

¡Divertido! esas cláaaaasicas borracheras de prepa, ya mas subiditas que en secu y menos prudentes que las de universidad XD. Me gustó,me divirtió mucho y se siente mas flojito al contar cosas (es que si se chiveo mucho usted con el relato erótico) jaja.

Dr. Gonzo dijo...

Ja, me recordó por qué no iba yo a fiestas. Sin duda, para mí esta etapa no es algo con lo que me pueda identificar pero no quitó para nada que disfrutara la lectura de ese tipo de anécdotas que siempre en el recuerdo, algo buen traen consigo.

Leinad dijo...

Yo tampoco fuí a fiestas a esa edad, las cambié para la edad actual...jajajaja