miércoles, 21 de septiembre de 2011

Allium cepa


"... es como esas señoras envalentonadas
que no tienen más que amor en su corazón picoso."

Este texto apesta, literalmente y en sentido figurado, y si le rascas un poquito, también. Frota el punto naranja de la esquina inferior izquierda (¿verdad que se parece a un catálogo avon?) y entenderás de qué hablo.

La historia la recuerdo más o menos así:

-Cómela, ¡es milagrosa! previene gripas, fortalece la memoria, anda, además le da buen sabor al caldo –decía mi madre.

Y yo, la veía delante de mí, con su rabo alegre: crocante, picosa, venosa. En cubos o rebanadas la comía. A su olor pronto me acostumbré, y vaya que aprendí a saborear lo jugoso de sus capas. La llevaba en el lonche de la escuela, o la pedía con gusto al taquero de la esquina. Disfrutaba verla retorcerse en el aceite, observar los rostros ansiosos de los comensales

En cada bocado me creí más inteligente, llegué incluso a agradecer a su carne blanquecina uno que otro diez. ¡Sí que era milagrosa! Más ferviente fui de ella que del niñito dios o del ratón que me dejó dinero a cambio de un diente.

Aún no entiendo mi desamor hacia ella, pero un día dejé de necesitarla, supongo que me pasó como me ha sucedido al escuchar una canción tantas veces hasta terminar aborreciéndola; fue así, de repente, como decirle adiós a una época, a un amigo. O puede que haya sido más complicado, un beso no dado, un rechazo hacia mi aliento, pero si eso llegó a pasar, entonces mi memoria se encargó de protegerme (gracias).

Hoy, lo más que me acerco a ella es cuando voy a la papelería y pido papel cebolla, me gusta su textura, lo translúcido y delgado de sus fibras. Me recuerda esas telitas que brotaban entre sus aros cuando mamá la cortaba, y yo, a un lado del pretil con mis ojos chillones, la saboreaba.



11 comentarios:

SIRACUSA dijo...

Disidente de los alimentos, buen punto a explotar. No se porque cuando empeze a leerlo me imagine una zanahoria, quizá por lo del círculo de avon!! :S cosa que después se aclaro.
Me gustó, historia corta y fluida. :D

la MaLquEridA dijo...

Yo también pensé que hablabas de una zanahoria ja. La cebolla no me gusta nadita de nada.


Un abrazo.

Crónicas Urbanas dijo...

Te debe haber pasado como un amor, de esos que te gustan pero te hacen llorar.
Huele a cebolla y a disidente de amor, el texto.
Que me gustó mucho.
D.

Pinchesendic dijo...

La cebolla uno de los alimentos cuasi enemigos de todos los niños, de pequeño supongo no la soportaba. Hoy me doy cuenta que tiene muchisimos sabores diferentes todo depende de como la toque el fuego, cuando le da directo me fascina asada, o cuando le pega cubierta con papel aluminio(aunque no sé cual sea el término correcto) esta casi transparente jugosa y dulce, así me encanta. O cuando no la toca y etsá picante venenosa y deja un alto olor en la boca, así sólo me gusta en enchiladas, pero nunca en cHANWICH.

Tallereando, se te fue un punto final en el cuarto parrafo.

Y corrección, no apesta la historia, sino simplemente huele a lo que la cebolla debe oler.

Pherro dijo...

Pero aunque apeste, todo pasa.
Como siempre, varias frases interesantes sostienen el texto.
Tal vez si no hubieras utilizado la palabra "cebolla", el resultado de la lectura habría sido aún más cautivante; al menos para mí.

Dr. Gonzo dijo...

Puedes mostrar esa habilidad de que tus letras envuelvan al lector instalándolo en el mismo lugar en el que tú estás. Mejor aún, tu último párrafo me estrujó el corazón de melón y con un cierre adecuado. No más, no menos.

Pinchesendic dijo...

Y si la historia fuera de la zanahoria, entonces el título de la historia sería Daucus carota, en vez de Allium cepa. Bien bajado ese balón.

RoS dijo...

Sira: Sí, hubiera quedado mejor un círculo blanco con verdesito. Gracias.

Malque: ¡otro abrazo! ♥

Crónicas: Y a mí me gustó mucho lo de disidente cebolloso de amor. =)
Te agradezco.

Sen: Oh, cierto, tan sopenca que no había visto el punto. Y fíjate que asada se me ha llegado a antojar, :)

Pherro: Estuve tentada a no ponerla, pero como no encontré sinónimo para el papel cebolla (que es un papel que sí existe)y para mí era necesario rematar así, pues... me ganó, me ganó el sentimiento. Gracias.

Pablove: Qué bonito 'no más, no menos', aw.
Inflas mi ego, jaja.

Sen: Soy malísima para entender los ¿chistes? cof, cof, ¿cómo estuvo eso de balón?

NTQVCA dijo...

Hey, me encantó el circulito naranja para raspar, todavía tengo la tentación. Buen relato jefa, como siempre.

el presley dijo...

Pienso que más que disidencia lo que has tenido ha sido un desamor gastronómico con las cebollas. A no ser que estuvieras incluida en el club de adictos a la cebolla y de repente dijiste que te pasabas al club de afiliados al pepino.

En cualquier caso me hizo sonreir tu artículo y me entraron ganas de echarle un poco de cebolla a la ensalada.

Capitan TINTASANGRE dijo...

esta cebolla tuya es una clara referencia a todo aquello que alguna vez amamos o creimos y que un dia sin mas ni mas...todo su valor.

buen texto patrona...