domingo, 27 de noviembre de 2011

Extractos del Manual del Buen Extranjero Residente de Paso o Estancia Breve hasta Estancia Prolongada o Permanente en la Europa Oriental



Extractos del Manual del Buen Extranjero Residente de Paso o Estancia Breve hasta Estancia Prolongada o Permanente en la Europa Oriental de Jacques Henry (1927)

De lo básico

2. Ya entendido su lugar en el nuevo espacio al llegar, procederá a buscar vivienda de inmediato, pues no es plácido buscar el alimento con el veliz a cuestas. Siempre deberá recordar no dar rodeos al preguntar por una posada cómoda y con los aditamentos básicos: Una cama mullida, sábanas limpias, un buró cercano a una ventana, candelabro, aceite y suficientes velas. Obtener un espacio con ventana se podrá considerar un lujo dependiendo el lugar en el que logres hospedarte. Tener entendimiento de transacciones equivalentes a tu moneda con la local, es menester como se leerá a continuación.
3. Como es sabido, la moneda oficial puede variar entre distintas ciudades, pero en pueblos y aldeas prevalece el trueque, sobre todo en las tierras de gobiernos checoslovacos que suelen ser muy reservados para aceptar intercambios propiamente de especie. Sólo debe preguntarse ¿qué habría hecho Sir George Martin?

7. En caso de encontrarse con una damisela camino del bar de alambiques, favor de solicitar unas bolitas de menta o en su defecto, masticar una servilleta de tela remojada en arándanos recién exprimidos para dar a su dama el mejor olor que pueda esperar de un lord como usted. ¿Acaso ha pensado que si ella mide más de 1.70 cms. Podría ser una – como diríamos en mi tierra – “cena de alacena mejor puesta”? Evite los vestidos de bigote, suelen ser engañosos en la estructura de sus caderas y pueden esconder una más bien huesuda.

12. A estas alturas, usted habrá cosechado el éxito en su integración con los locales y esto supondrá un éxito para su estancia. Procure hacer de lado damiselas ofrecidas en las calles ya que ahora goza de una reputación. Usted se ha integrado a la comunidad para formar parte de sus ires y venires durante el tiempo que dure su estancia. Usted ha dejado de ser un extranjero, para ser considerado parte de la familia. Felicidades, puede usted pasar ahora a sentar cabeza con sus nuevos parientes.

Traducción y Edición: Legión Editores, 1966

5 comentarios:

Pherro dijo...

Está agradable, cotorrona esta historia de nada y de como dejar de ser un intruso.
Me gustó el estilo desparpajado, que no desordenado, muy buenas las recomendaciones, habrá que ver si se pueden adecuar a estos tiempos en caso de algún viaje a la provincia mexicana.

Maldito Desgraciado dijo...

El manual de carroña del doctor Gonzi.

RoS dijo...

Lo disfruté: bien escrito, bien narrado, buena la idea, dósis de humor. Qué más pedir.

Amé el título.

Saludos, Doc.

Augustine X dijo...

Muy bien, buena manuel del extranjero.

Dr. Gonzo dijo...

Qué bueno que les agradó, cuando experimento con los textos no suelen salir cosas muy buenas. Para cerrar temporada.