jueves, 24 de noviembre de 2011

intrusión

Todas las noches a lo lejos se escondía entre los sueños de ella para poder encontrar la forma de regresar a su vida y para ello debía estar atento a las más de cien vueltas que daba al candado pero en el giro 29 o 92 siempre se perdía y tenía regresar diariamente a su estado onírico para hallar la clave de la nueva cerradura.
Se queda dentro de ella cada vez que los rayos del sol la despiertan, cuando se baña, viste y desnuda, la observa de arriba a abajo sin morbo alguno, porque sabe que todas las partes de su cuerpo son el santuario donde vive agazapado esquivando cada uno de los ataques que recibe cuando se da cuenta de su presencia.
Para poder lograr el objetivo la desconcentra durante el día cuando menos se lo espera, pero no lo hace ni súbitamente ni tampoco de una manera muy lenta,  tampoco tiene que recurrir a un discurso lleno de peroratas, o siquiera a un par de líneas llenas de realidades. Y cuando lo hace sabe que no llega a ningún sitio.
Dentro de su búsqueda se logra materializar solamente para encontrar una carta. La lee con detenimiento, le corroe el alma porque sabe que es para él. Aunque observa que está firmada por alguien que nunca ha conocido, ni su nombre es el que se encuentra escrito donde va el destinatario, conoce el significado de las palabras y sabe que es para él.
Quiere contestarle, y así lo hace, le escribe para decirle que los sentimientos son correspondidos al igual que la distancia, que espera que no tengan que pasar tantos años para estar juntos, que sólo basta esperar como se resuelve el cubo Rubrick de la vida para entablar un destino de dos personas que puedan ser de tres o de máximo cuatro seres humanos. Enseguida busca como enviar la carta.
Al llevar la misiva hacía el correo postal, observa en la casa de enfrente como un hombre vierte una pastilla en un vaso de agua, la disuelve con una cuchara y deja el vaso en el buró de una recamara. Acto seguido esa persona sale del lugar, pero no como los demás lo harían, sino por la ventana. Eso lo deja inquieto y comienza a seguirlo hasta su casa.
Apenas una hora después de que llegó a su hogar, el desconocido vuelve a salir y lo mantiene vigilado, tras caminar por algunos minutos regresan de nueva cuenta a la zona del correo postal, a la misma casa de donde lo vio por primera vez. Al encender la luz una dama, ve como su vigilado se sube a un árbol para llegar al balcón. Minutos más tarde de esa misma ventana comienzan a salir flashazos de luz que parecieran ser generados por una cámara fotográfica.
Son precisamente esas luces destellantes las que le recuerdan la hora. Y que tiene que regresar a los sueños de aquella mujer para tratar de encontrar la forma correcta de abrir el candado, desconcentrarla, hacer una nueva carta de amor y seguir de nueva cuenta al tipo ese para evitar que le haga daño a la dama del balcón como cada día de su existir.

7 comentarios:

Pherro dijo...

¿Quién es el padre o madre de este texto?
Una historia que se quedo corta o un relato corto que podía haber sido una buena historia.
Parece que algunos de nosotros, nos hemos enfrascado en un intento de crear los textos más explícitamente confusos, redundantemente claros, dando lugar a una especie de simbiosis de estilos, con algunas características apenas reconocibles.

YENNY dijo...

Solo¡¡¡ puedo decir que la historia es hermosaaa...........saludos bye....

Augustine X dijo...

Esto sí que no me gustó nada, se parece a la historia del "capi" en algunos trozos pero, además, es una prosa enredada, mal llevada y un poco cansina.

Dr. Gonzo dijo...

Este texto lo escribió un verdadero intruso jeje ¿algún invitado sorpresa aparte de Jo?

Y pues sí, comparto la opinión de los compañeros (excepto de la chica que dice que está hermosa la historia ¿será la autora?), es una cruza del trabajo de Ros y el del cap y aparte intenta enlazar un par de ideas volviendo confuso el relato que parece que realmente no tenía siquiera intención.

Pinchesendic dijo...

Pero no sólo del trabajo de Ros y del capi, sino también de Jo y de maldito desgraciado, es más parece cómo si fuera un intruso en las historias, precisamente dentro del tema de intruso.
Porque van a apareciendo todos los que escribieron antes que ella o él.
Pinche intruso.

Maldito Desgraciado dijo...

Creo que capté algo de la intención del post. Chale, si este intruso hubiese participado al final de la semana, sin duda hubiera tenido bastante jale XD

RoS dijo...

Ojalá que lo lea Fermina. Yo me quedo toda enredada.

Saludos, intruso.