martes, 20 de diciembre de 2011

Niño olvidadizo





En la mañana desayuno ancas de rana
Antes salté de la cama
Mi mamá se fue con su vecina la guacamaya
Señora de colores que hace nieves de guanábana.

En la tarde me fui al bosque
Encontré un rinoceronte
El rinoceronte lloraba, tomaba agua
Quería saber por qué lloraba
Pasaba una carroza llenando de polvo
El rinoceronte no estaba
Caminé en el bosque.

En la noche abuela preparaba la cena
Picos de pato y alas de buitre, rica cena
Me dolían los pies de caminar en el bosque
Estuve hasta tarde en el bosque
Buscando al triste rinoceronte
Y ya me acordé, la abuela me daba la mamila llena de jarabe
Me acordé que esto ya lo soñé.

5 comentarios:

Gerardo Huerta Jaime dijo...

¿Eres la Morsa?
Hay dos que tres párrafos con bastante musicalidad.
Pero me parece un texto para lectores no tan niños.

Dr. Gonzo dijo...

Lo primero que yo vi fue la idea, la intención que me gustó mucho porque resultó diferente a lo que te he leido. Con todo, no le vi estructura de cuento y esa era la encomienda.

RoS dijo...

¡Poesía para niños!
La idea me divirtió, pero algunas líneas me hicieron ruido, o palabras iguales muy cerca la una de la otra.
Original tu idea, este tema sí que nos costó, :s
Saludos.

Julieta dijo...

A pesar de ser poema estaba implícita una historia, sin embargo me costó leerlo con ritmo y vi palabras repetidas...la esencia me gustó, sólo habría que adecuarla para público infantil...saludos cordiales!

Augustine X dijo...

A mi la historia me encanta, una poesía para niños diferentes. Me ha sido agradable leerte así, aunque quizá, en efecto, puede ser que algunos vuelcos del texto no sean comprendidos por todos los niños. Un abrazote, Mr. Whoanz.