miércoles, 28 de diciembre de 2011

Transbordando





Se llenaba la carreta que llegaría a la carretera polvosa y desértica, en la provincia de Kabul, Afganistán le estará esperando un camión. Un hombre y su hermano menor cargan de cestas el ominoso camión; su contenido debe llegar por la tarde a la aduana del aeropuerto, no más de la cinco de la tarde, es el cambio de turno en la aduana, relevan los hombres que se les pagó, se les compró. El avión despega del aeropuerto de Kabul rumbo a Shangai. Allí se recogerá el cargamento de goma para distribuir una parte de éste en la ciudad. En algunos laboratorios de los barrios de la mafia china de Shangai la cocinan, cuando ésta ha sido procesada y convertida en dosis de heroína se distribuye en bares, se vendieron grandes sumas. Las dosis son muy demandas en todos los estratos sociales de Shangai, una buena dosis puede llegar a cotizarse hasta en 300 yuanes. El resto se lleva a unas bodegas enormes, para después meterle en contenedores de aceite de ballena, viajarían en dos tráileres hasta la frontera con Corea del Norte. Luego se llevará al puerto para partir a la prefectura de Kioto. Un grupo de Yakuzas de un clan muy legendario se encargarían de recibirlo y darle distribución de venta en las prefecturas más importantes del Japón, sólo un tráiler. El acuerdo era enviar el segundo tráiler al puerto de Vladivostok, de ahí una avioneta transportaría la mercancía a otro lugar. El piloto a cargo sería un hijo de un ex KGB retirado, ex piloto y parte del grupo de élite en los últimos años de la Guerra Fría. Por tanto el blanco cielo de las nevadas no impediría al hijo de casi un héroe dejar la droga a las 4: OO AM en aeropuerto de Chita. Volaría el cargamento completo y pagado ya en suma por sus destinatarios en Varsovia. Se repartirían las ganancias del producto, se triplicó en millones de rublos; se distribuyó la mitad de la mercancía en el norte de Rusia, fue fácil corromper a las autoridades. Por hoy uno de los países más corruptos (sic) del mundo es Rusia; el dinero envenena a las sociedades, es lastre reiterativo que consume. La otra mitad fue entregada a una importante mafia rusa, este grupo no sólo dominaba el mercado de la droga, de los opiáceos euro-asiáticos, sino también el de trato de blancas y armas, los tres mercados ilegales que mantienen al mundo de rodillas y en movimiento. Enviarían un autobús con algunas de las chicas abordo, en el chasis irían las armas, y en el forro del piso del autobús colocarían meticulosamente la heroína combinada con otro cargamento de Turquía, de muy mala calidad; murieron tres chicas en Estambul inmediato se la inyectaron. Las mujeres eslovenas y polacas las subieron en un avión rumbo a Cádiz, España. Se vendió a ese grupo de chicas a distintos países de América Latina. La droga y las armas se enviaron al aeropuerto de Barajas en Madrid, partieron sin mayor problema de inspección en dos vuelos distintos, uno con destino a Medellín, Colombia y uno más a Tijuana, México.
El vuelo en el aeropuerto de Tijuana llegó con una hora de retraso, se recibió la mercancía, las armas se intercambiaron con droga de la región y bolsas negras llenas de dólares. Esta operación se llevó a cabo adentro de uno de los hangares. La droga fue llevada en un camión blindado de seguridad, no cupo toda la mercancía, el resto fue montado cuidadosamente en las bateas de las Ford Lobo, un convoy de siete camionetas y el camión blindado salieron con rumbo a Tecate. Se había decidido utilizar esa mercancía para distribución y venta en el territorio nacional, el norte de Baja California sería la primera parada. Mucha de la droga vendida en esa región se cocinaba una y otra vez, hasta volverla otra cosa, algo muy lejano a la heroína. Esas dosis, esos arpones llegaban a las piqueras, a los guetos de heroinómanos consumados, entregados a una necesidad esclavizante que los llena tanto pero que en realidad los vacía tanto, los desvanece. Entre las camisas rotas que sirven de sabanas en los pisos de tierra olorosa a heces y orina, entre la basura de orillas de las carreteras se asoma Ema, joven de apenas veintidós años pero que en apariencia representa más de treinta, es adicta desde los once años. En la madriguera entra el tierras, trae una goma, pide una cuchara, la cocina y se la mete toda, no la comparte. Ema tiene dos días sin inyectarse nada, ha tenido mareos y vómitos, altas fiebres y pesadillas terribles, necesita inyectarse, se muere si no lo hace. Tiene algunas monedas que ha recolectado de las limosnas y a veces de medio limpiar parabrisas. Tenía cincuenta pesos en monedas de cincuenta centavos, de un peso, de dos pesos, de cinco, una sola moneda diez; se le había encontrada tirada en el centro. Es lo que costaba el arpón en las piqueras, se había ido a picar allí tres veces sin que le pasará nada, además de tener una tolerancia en un cuerpo ya demasiado enfermo, agujereado por todas partes, en esos agujeros de sus venas se le escapaba la vida. De aquella mercancía de Kabul, sólo tenía una brevedad ese “pico”. Ema pagó los cincuenta pesos de sus morrallas, metió el brazo delgado y morado de tanto pinchazo en ese agujero de un muro frio y grafiteado. Del otro lado un tipo sucio tiene cucharas quemadas, mecheros oxidados, polvos blancos revueltos con el polvo del pequeño espacio caluroso y grasiento. Al fin puede encontrarle una vena “viva”, en la cuchara hierve la sustancia, es jalada en una jeringa que parece se ha usado mucho. La vena es la de su mano, que más que dedos tiene unas ramas frágiles colgando, una mano que emula madera vieja y quemada; el líquido entra, el brazo cae. El pinchador saca la aguja, el que estaba formado atrás de Ema la hace a un lado, es su turno, Ema se va al suelo, se nota atrapada en un sueño placentero, olvida todo.
Antes de que se le parase el corazón entró en un placentero viaje en donde visitaba diferentes partes del mundo, desconocidas. Lo valió pensó Ema cuando vino el fulminante infarto.






Nota: una disculpa por el post atrasado, no hay justificación, pero no quise dejarlo fuera.
Gracias y en verdad una disculpa, saludos a todos.

5 comentarios:

Gerardo Huerta Jaime dijo...

Ni más ni menos, una parte de la vida cotidiana en el mundo actual.

Augustine X dijo...

Buen final, todo fluye como mercancía y dinero, todos formamos parte de la Gran Economía. Saludos mi whoanz.

RoS dijo...

Fíjate que la idea, de lo rapidito, de los hechos en cadenita me gustó.
Por otro parte es tanta información, que en lo personal ocupo de otra leída, también los tiempos me han puesto loca, en fin, voy a darle otra leída.
Saludos.

Dr. Gonzo dijo...

Te digo la verdad: no me latió. Pero eso ya es como mi pedo ¿verdad? No me gustó el tema, pues. La cadena de eventos tiene el recurso efectivo del eslabón de la droga que da para mucho, pero tu aproximación narrativa es la que me confunde. Te acercas y te alejas de los personajes y los hechos de una forma que no te da chance de saber si esto es una anécdota o una narración que busca hilarse de modo constante y un ritmo tipo "tiempo real". Agreguémosle algunos acentos, comas y tiempos verbales inconstantes que le restan fluidez a tu escrito.

Piper dijo...

Me gustó la idea y el cómo se desenvuelve aunque por momentos se precipita el asunto y deje cierta dificultad para entenderlo de rapidito (como siento que es la intención) ya que da para muchas vertientes el tema me parece buena aportación que no es la mejor de sus entradas pero bien vale una revisada y afinar detalles.