miércoles, 17 de octubre de 2012

Aromas de la “A” a la” Z”



Alcoba: olor a  gato, aroma a shampoo, esencia de cobijo.
Bossa: aroma de espuma, de cocina de ayeres.
Cosmos: olor a infinito e incienso de estrellas. Oler la nada.
Dedos: aroma variante, un tanto penetrante.
Elote: olor a tamal, humo de hoja.
Fisuras: aroma en fuga.
Gendarme: tufo que disfraza el miedo en uniforme.
Huesos: olor a tierra. Si del frío pudiese oler.
Imán: esencia de atracción. Reciprocidad de aromas.
Júbilo: aroma minúsculo de fe.
Kilowatt: electrificación nasal (aroma sináptico).
Libro: aroma de letra húmeda permanente. De otros ojos,  de otras manos en cada página.
Música: olor anímico, fragancia inyectada en vena de por vida.
Nombres: el nombre se puede “leer “y oler, cuestión de tiempo.
Ñengo: olores subestimados.
Opio: aroma interno del alma enclavada.
Pezón: esencia fémina, perfume que alimenta y enciende.
Queta: olor a Johnson, la esencia de su falda.
Rocambole: aroma a instinto, tufo de redención.
Saliva: depende (hedor, amor, rabia, desprecio) olor, sabor de pasión que acomode.
Tijeras: aroma cortado, a veces no del todo inhalado.
Ummagumma: olor a jardines del pandemónium.
Vanguardia: olores que siempre van por delante, dejan estela y atrapa a quien merezca.
Who: olor cualquiera ¿Pero de qué o quién?
Xalapa: olor a vida.
Yavhé: aroma idealizado.
Zeta: tufo de atribución maliciosa. Son ellos no yo.


3 comentarios:

Pherro Chafirete Ruletero dijo...

¿Y la "ch" y la "ll"?
Oler y recordar, muy asociados; oler y reaccionar, casi intuitivo el sentido del olfato.
Saludos.

Siracusa dijo...

Original el texto, enumerar aromas de la A a la Z no debió de ser un ejercicio tan fácil. Me gustó.

Ros dijo...

Original el ejercicio, me gustó, hubo líneas que me botaron de placer y otros que me botaron de la risa, un placer leerte.