lunes, 9 de mayo de 2011

No me gustan las peliculas cursis.


Yo siempre tengo el sueño profundo, ya saben, una vez que mi cabeza toca la almohada, me duermo corridito hasta el siguiente día. Me levanto temprano si mi despertador es lo suficientemente insistente, de lo contrario, me levanto tarde y a las carreras.

Los ruidos fuertes o extraños, los ronquidos, lo que sea, nada logra despertarme durante toda la noche y menos me sucede que me despierte así, de la nada.

Por otro lado mi pareja tiene el sueño ligero, se ha acostumbrado a despertarse y quedarse ahí quieto por temor a despertarme a mi, le he explicado muchas veces, que puede brincotearme encima, jalarme el pelo o picarme los ojos y no me despertaré, pero él no lo cree, y dice que se queda ahí quieto hasta que el sueño regresa y se queda dormido.

Otro dato para contextualizar: tenemos ya bastante tiempo trabajando juntos intentando levantar un negocio que por diversas circunstancias, no ha prosperado, así que lo que nos distingue como pareja, es que siempre andamos jodidos; ya saben lo que dicen “cuando el dinero falta, el amor sale por la ventana” y aunque a pesar de este detalle y de los años que llevamos juntos, seguimos aquí, no puedo negar peleas y sobre todo angustias, muchas angustias, a veces nos irritamos, nos desesperamos, nos preguntamos ¿Por qué? ¿Por qué decidimos esto? ¿Por qué las cosas no salen como debieran? ¿Por qué vemos a nuestro alrededor gente alcanzando sus metas económicas, ya sea con una chamba, ya sea con un negocio y nosotros aquí de a jodidos?. ¿Para cuando podremos gozar de tener un carro, de poder salir de paseito, de comprar la despensa si apuraciones y contando el dinero? Y bueno, sobrellevar esto no es cosa fácil.

Un día sucedió que nos fuimos a dormir, no estábamos enojados, pero nos sentíamos tremendamente tristes y desilusionados, no sabíamos si tendríamos ganas de levantarnos al siguiente día, yo me sentía tremendamente desesperanzada, aun así, en cuanto toqué la almohada, me quedé dormida.

No sé, nunca supe que hora era, pero abrí los ojos, me desperté así de la nada, y aun estaba obscuro, ¿Qué demonios pasa? Voltee a ver a Jorge y él si dormía: chale, ¿’ora qué me pasó? Igual y me anda de la pipí pero no lo siento, ja. Así que me fui al baño y no, no era eso. Regresé. Jorge seguía dormido. Aplicaré la misma que él, no prenderé la tele ni la luz ni haré ruido para no despertarlo. Y así lo hice, me acosté y me quedé ahí muy quieta.

Poquitos segundos después, se voltea Jorge, y se despierta, yo tenía los ojos cerrados, creyó que estaba dormida y se sienta en la cama y prende la tele. Me levanto y le pregunto ¿Estas bien? , si, me contesta bajito, ¿Te desperté?, no quería despertarte, ya ves que nunca hago ruido, pero hoy de plano no puedo dormir. No, ya estaba despierta, le digo sonriendo y sentándome en la cama, ¿Tu? ¿Te despertaste?, me mira así todo extrañado. Sip, tampoco sé que me pasó, debe ser la tristeza.

Sin decir mas volteamos a la tele, le cambió de un canal a otro y obvio no había mas que infomerciales (no tenemos televisión por cable) pasó por todos los canales tres veces, no decíamos nada, sólo mirábamos la televisión sin verla y ensimismados, hasta que después de pasar por tercera vez por el canal 9 (si, galavisión, de televisa) regresan de comerciales y vemos que hay una pelicula, le deja ahí, la comenzamos a ver.

Ya iba a mas de la mitad, pero era una historia sencilla, le entendimos de qué iba. La terminamos de ver, sin hablarnos, sin decirnos nada, sólo veíamos la pelicula. Cuando terminó, volteamos a vernos, estábamos llorando, nos abrazamos, y nos dormimos.

Al siguiente día despertamos de mejor humor, nos miramos y sonreímos, nuestro día siguió normal hasta que en el desayuno en medio de la platica cotidiana y asuntos del negocio le dije: Qué raro ¿no?, me miró y pensé que no sabía de qué le hablaba, ¿La pelicula? Me alegró ver que sí sabía de qué, Si claro ¿una película decente, a esa hora y en ese canal? ¿Y en esa parte especifica que nos tocó ver? No puede ser otra cosa que un mensaje, alguien nos quería mandar el mensaje, y lo logró, cambió mi perspectiva de la vida. Jorge me miró y me sonrió, pensó que me refería con “alguien nos quería mandar el mensaje” a una fuerza divina o a mis supersticiones de toda la vida, pero no, no era eso, o quizá si, pero le respondí, no sé si Dios o algún familiar muerto de nosotros, no lo sé, pero quien escribió esa película quería decir algo, y lo logró, con nosotros lo logró… Si, lo logró contestó Jorge y seguimos nuestro día normal, pero con un mejor ánimo, con mas alegría, con mas fuerza y valorando cosas simples que no habíamos visto antes: el privilegio de desayunar y comer juntos, el placer de tener el control de nuestro tiempo ( y que a su vez nos da otros tantos privilegios) , el poder de decidir que un día entre semana tengo hueva y me levanto una hora mas tarde, la felicidad de compartir logros laborales juntos, la apacible vida que llevamos a pesar de vivir en la ciudad los amigos que hemos forjado gracias a éste negocio y bueno… podría seguir, pero este no es el post para eso.

A mi no me gustan las películas cursis, ni las de amor, no me gusta que se chantajee con asuntos de enfermedades o de muerte, prefiero las películas de ficción, de mitologías, es mas, prefiero las de acción, me encantan los documentales, me gusta la fantasía. Una de la larga lista de películas favoritas es Matrix, pero no esta en el top ten debido a sus escenas de amor, me caen gordas, me desilusionan, no me gusta el romanticismo en las películas pues.

Y por esa razón, por mi aberración a las películas cursis, nunca había visto ésta que, debo confesar, impactó mi vida, le dio un toque de magia (¿Por qué ese día, precisamente a esa hora, nos despertamos los dos a ver esa película y a partir de esa escena?) a la situación triste y desesperanzada que vivíamos, me hace sentir magia, tocada por alguien que decidió mandarme un mensaje. ¿Fue así o es simple casualidad? Seguramente simple casualidad, pero me gusta pensar que fue algo especial.

¿Cuál fue la película? Dulce noviembre ¿De qué trata? No les diré, lo importante de mi relato no es la historia de la película, es mi historia, y quizá rompa la magia si a quien no la ha visto, le cuento de qué trata, y si a quien ya la vio quiera darse la oportunidad de verla desde otros ojos.

Las cosas mas bizarras y ajenas, pueden tocarte y cambiarte, eso, es emocionante.

14 comentarios:

NTQVCA dijo...

Si he visto Dulce noviembre y aunque tampoco son mis favoritas las romanticas, esa me sacó una lagrimilla por ahí. Me pareció bueno tu relato, aunque podrías haber omitido algunas partes y hubieramos entendido igual. Digo, al final creo que la intención del blog es retroalimentarnos, saludos Ursula!

RoS dijo...

Amé tu manera de llevarme en el relato, me gustó porque disfruto las historias que tienen que ver con el destino, así como la tuya y la de Jorge, igual fue casualidad, pero me gusta pensar que fue magia.
Me fui tan de corridito leyéndote que ni me fije en las faltas.
=)
Ya con una segunda leída concuerdo con la chica NTQVCA, pero igual eso lo comento otro día, ahorita ando en la lela!

la MaLquEridA dijo...

A mi tampoco me gustan las películas cursis. Me gustó el relato, el toque de magia que le das al no saber qué es lo que los despertó para verla.

En cuanto a tu vida, así es ni más ni menos, ya habrá tiempo de que vengan los buenos tiempos.

Un abrazo.

SIRACUSA dijo...

A mi si me laten las pelis cursis, me agradó la forma en que llegas al final y es cuando mencionas el nombre de la pelicula, ¡ya desde la mitad quería saber cual era! creo que es una buena crónica de tu contexto real, la chispa de misterio y el final feliz que tubo esta primera escena después de haberla visto con Jorge. Como todo film de amor donde las tragedias y desesperaciones no alcanzan a borrar el sentimiento.

saludines!!!

PHERRO dijo...

Pues lo que describes fue precisamente como una escena de película, no cursi, más bien muy íntima.
Gracias por compartir esa experiencia tan personal.

DESTROYER!!! dijo...

bien dicen que las coincidencias no existen... toooodo tiene una razón de ser!!!

muy buen relato,,, de momento se siente la opresión del principio y luego ya mñás relajado y con ganas de darle en la madre a lo q se ponga enfrente...

saludos!!!

Dr. Gonzo dijo...

Qué curioso. A la señora del Dr. Gonzo le fascina esa peli y se esforzó porque el buen doctor la viera. Debo decir que tiene la virtud de transmitir un mensaje conciliador de las broncas con el resultado final de la vida. Oh, no soy aficionado a ese tipo de pelis pero me gustó. En cuanto a tu reflexión Úrsula, me encantó tu manera de plasmarla, me atrapó pro lo fluida y nada sobrante. Gracias.

Fernando Manda dijo...

No tengo idea de la película que hablas, creo que tengo problemas para identificarme con películas, canciones, libros y todo ese tipo de cosas, no me he topado con ninguna que me mueva las entrañas y haga que le eche más ganas a la vida. Es bueno que de una situación difícil, hayan tomado ánimos de una película. Muy íntimo tu relato.
Yo si capié uno que otro errorsillo, fue con acentos y creo que algunas comas innecesarias, pero bueeeh, eso casi siempre pasa.
Saludos.

Úrsula Amaranta dijo...

Gracias por la retroalimentación. Tienen razón, ya que lo mencionan me doy cuenta que dándole una revisada se podría haber pulido y quitar un poco de paja, creo que hubiera quedado mas bonito. Y siiii también la regué con los acentos, que caray, pondré mas atención. Me decidí, después de pensarlo mucho a contar algo muy personal aunque normalmente no lo hago porque pensé que tengo que tomar riesgos, por algo entre aquí, y además pensé que las historias (reales o no) deben ser contadas y debemos aprender a contarías porque podrían tocar a alguien. De nuevo gracias por las observaciones, ayudan a crecer.

OJT dijo...

SI QUIEREN CURSI, LO MÁS NAUSEABUNDO ES THE NOTEBOOK. EN CUANTO AL TEXTO, ESTÁ MUY CLARO Y LIMPIO, ME ENTRETUVO TU HISTORIA NADA CURSI X CIERTO. Y LA FLACA DE ESA PELÍCULA ES HERMOSA.

tnf25 dijo...

Dice, no recuerdo quien, que no vemos las cosas como son, sino como somos, Dulce Noviembre me pareció tremendamente cursi la primera vez que la vi, cuando enferme de cáncer justamente llore como un crio, el caso es que a veces, no lo notamos pero vemos con mas que los ojos. No te cambio la vida, tal vez te dio, les dio una nueva perspectiva, un -otros están peor y salen adelante- eso si ya no se, el caso es que me gusto tu escrito!

Leinad dijo...

Creo bien que las peliculas al igual que los libros, enriquecen en muchas ocasiones la perspectiva de uno, a mi tampoco me gustan las peliculas cursis aunque no niego que algunas pocas si me han sacado la lagrima de cocodrilo todo depende del momento.

Saludos

Anónimo dijo...

Pues, dejando de lado si una pelicula es cursi o no, lo chido es que tenga buena historia. Una cursi que me causa nauseas es la de Ghost y una cursi que veo cada que puedo es la de Candy. Esa de Dulce Noviembre no eh tenido oportunidad de verla, pero prometo bajarla en cuento pueda.





DarkAngel

Capitan TINTASANGRE dijo...

Ursula. a veces una pelicula te llega en un momento asi...como si te la hubieran puesto a ti.
en especial.
a veces ni siquiera es del tema o la forma. pero cae como anillo al dedo.

y no confundas la cursileria con el romanticismo...a final de cuentas a quien no le gusta una buena historia de amor.

P.D.
yo tambien sufro mucho con los acentos..