lunes, 6 de junio de 2011

Aradia.



Advertencia: Este cuento es sobre la música Heavy Metal y satiriza otros tipos de música como el Reggaetón y la Banda. No se pretende ofender los gustos musicales de nadie. Dicho lo anterior, espero sea de su agrado.

 ________________________________________________________________


Había una vez una linda princesa, con cabellos  dorados, uñas de obsidiana, facciones finas como la seda y piel tan blanca que se diría transparente.
Vivía en un reino habitado por la más desagradable gente, los nacos eran el pan de todos los días, los trolls cantaban un tipo de ruido llamado reggaetón y las hadas se prostituían en cada esquina. Las calles estaban llenas de algo llamado “banda” y ya no había lugar en el país donde tocar buen metal.
Esta princesa pertenecía a la única familia de sangre real que aun adoraba a los cuatro grandes: Morrison, Page, Barret y Lennon. Héroes inmortales, nacidos de la tierra del Rock y la Psicodelia. El nombre de la princesa, Klaa-ra.
Klaa-ra había nacido con una marca. En el tobillo izquierdo, una extraña simbología se distinga sobre su piel sin tacha:

“Hija de Lilith, primera bruja…”

Desde el día de su nacimiento, su padre, un gran gurú en artes oscuras, había tratado de comprender su significado.
Este llego justo a sus 21 inviernos.

...

Al-X tenía una meta. Ir a los montes Floydianos a rendir homenaje a los mártires del rock.
Había pasado toda su vida pensando en este viaje, desde que su padre le había regalado su primera cinta, donde la música llenaba su ambiente. Quería algún día rendir homenaje ante ellos, tomando la bataca o empuñando una uña, soñando con lanzar al cielo poderos riffs que acabarían con todos los trolls reggetoneros. Soñaba con poner su nombre junto a los de Hammet, Dickinson, o Dio.
Un buen día se armó de valor para ir en busca de la riesgosa tarea. Y con esta idea en mente, tomo su celular con cámara de 5 mpx y tarjeta de memoria de 16 GB, la lleno de rolas de Funeral, Metallica, The Doors, Zeppelin, Radiohead, Pink Floyd y todas aquellas canciones que había bajado a la computadora, tomo también una botella de Jack Daniel's, cinco cajas de Montana Shots y una chamarra de mezclilla. Y partió.
El cielo se abría ante sus ojos, donde los truenos mascullaban Hit the Ligths y las aves tarareaban Paranoid. El día pintaba una mañana nublada. Todo era perfecto en Metalandia.


Klaa-ra salió con sus súbditos al paseo matutino, donde el sol daba en su rostro, un rostro tan bello que se diría había sido creado por los mismos dioses. Salió caminado con sus botas militares y su pantalón de cuero negro.

-¡¡¡I am the claaaaansaman!!! ¡¡¡Freeeedooom!!!- tarareaba Al-X.
-¿Quién anda ahí?- pregunto la princesa.
-¡¡¡Freeeedooom!!!

Los auriculares que traía Al-X no le permitían escuchar el exterior. Iba concentrado en sus pensamientos y en su música.

-¡Detente!, estas en territorio del Master of Puppets. ¡Que te detengas te digo!- le ordeno la princesa.

Un golpe en la cabeza detuvo al joven metalero. Sorprendido, volteo la cabeza para descubrí a su atacante. Cuál sería su sorpresa a ver lo que él hubiera llamado "su familia". Botas militares, converse, cuero, mezclilla, cabello largo y barba rebosante. Todos vestidos del negro más brillante, negro que ni en mil años de búsqueda en las montañas Priest (de donde se sacaba la indumentaria de los de la tierra del Rock y la Psicodelia) hubiera podido encontrar.
Klaa-ra, lo observo de arriba a abajo. Ordeno que le quitaran su celular y examinaran su lista de reproducción. Cuál sería su sorpresa al encontrar (entre otras bandas) a System of a Down, Korn, Deftones, Caifanes, grupos por los cuales sentía cierta predilección.

-¿Conoces a estas bandas?- le pregunto.
-No su majestad, pero algún día quisiera verlas tocar en vivo. Por ellas vivo y por ellas moriría.- respondió tímidamente Al-X

Al momento, nuestra princesa se dio cuenta de que no era un simple posser. Sabía que tenía ante sí a un amante del metal, traído de tierras lejanas.

-¿De dónde vienes?- preguntó de nuevo.
-De Metalandia. Voy en peregrinación a los montes Floydianos.
-¿Y qué te lleva para allá, noble metalero?
-Quisiera rendirle culto a los cuatro grandes, su majestad.

Klaa-ra intentaba ocultar su asombro. Cada vez más se sorprendía de como este hombre le hacía pensar en su tatuaje, como si hubiera encontrado la parte que faltaba en su tobillo izquierdo.
Al-X también tenía un tatuaje. Cuando niño, al bañarse, se había dado cuenta de que en su tobillo derecho, estaba escrita la frase:

“… quien ha dado a los hombres la sabiduría y la magia.”

La princesita le había hecho pensar en él. Había pasado años intentando descubrir que significaba, pero ni los magos Mayhem o los adivinos del Nirvana habían podido descubrir su significado. Y sin embargo, pareciera que su pie se incendiaba, que su tatuaje tuviera vida propia y quisiera acercarse a la princesa.
Klaa-ra mando a uno de sus acompañantes que trajera un buen porro y cerveza de malta. Se quedó platicando con él por un largo tempo. Platicaban de música y viajes astrales, de bajos, cigarros y experiencias alucinógenas, de gnomos (los fieles servidores de las islas donde se adoraba al dios Thergothon) y muchas cosas más. Y en eso estaban, cuando llego la noche.

-Te invito a pasar la noche en mi castillo. Con este clima, y con los trolles del camino, no puedo dejarte ir. Mañana continuaras con tu viaje.- le dijo la princesa.
-Gracias, su majestad. ¡Claro que acepto!- respondió este, con un dejo de alegría.

Caminaron por un camino adornado por bellas flores de amapolas y marihuana, los peyotes crecían por doquier, respirándose un aroma exquisito que entraba por la nariz y embriagaba los sentidos.  La luna iluminaba las piedras del camino que se encendían a cada paso que daban.
Llegaron al castillo de la princesa. Al entrar al primer patio interior, se veían nueve puertas, cada una con una inscripción en la parte de arriba. Thrash, Doom, Gothic, Death, Heavy, Folk, Black, Alternative, Symphonic, eran sus nombres. Y la inscripción era diferente para cada una. Thrash, destrucción. Doom, melancolía. Gothic, poesía. Death, muerte. Heavy, guerra. Folk, sabiduría. Black, misantropía. Alternative, locura. Symphonic, arte.

-Puedes quedarte en cualquier casa que desees. Cada una da a un patio donde se pueden ver los diferentes cuartos que la conforman- le dijo la princesa, al ver la cara sorprendida de Al-X
-¿De verdad?
-Si, cada puerta da a cuartos diferentes. En la casa de Thrash están los cuartos Speed, Tradicional, Grove. En la casa de Doom están los cuartos de Funeral, Noise, Stoner. Y asi sucesivamente en cada casa, cada una tiene diferentes cuartos, dependiendo del gusto de cada quien. Y cada cuarto está unido a otro, por medio de una sala. Por ejemplo, en la casa de Symphonic está el Progressive y en la casa de Death, está el Melodic. Y la sala que une a estos dos se llama Symphonic Death. También existen los salones, que unen salas con cuartos, como el salón de Blackened Funeral Doom, que une la sala Blackened, que viene del cuarto Tradicional que está en la casa de Black y el cuarto Grind que está en Death. Y esta sala se une con el cuarto Funeral, que está en la casa de Doom. Y asi, las combinaciones son infinitas.- le explico Klaa-ra a Al-X, al ver que su cara de asombro iba en aumento. – Puedes quedarte en la casa que quieras y recorrer cada cuarto, sala o salón, si asi te place.-

Al-X no cabía en sí mismo de tanta emoción. Entro a la casa Gothic y se metió al cuarto Neoclassic que lo llevo al salón Cello Rock. En cada esquina, en cada pared se veían posters, guitarras, vinilos, baterías, púas, pinchos, cuero. De todo había en este paraíso metalero. Ya estaba en el cuarto Sludge, ya estaba en el salón Proto-Doom. Y asi, después de tanto caminar y hacer headbanging en cada cuarto se quedó profundamente dormido sobre una moto Harley-Davidson.
Al día siguiente, Klaa-ra fue a buscar al joven metalero. Después de buscarlo por largo rato, lo encontró en la casa Heavy. Al momento de tocar su hombro para llamarlo a desayunar, este se movió y dejo al descubierto su tatuaje, ese que tenía en el pie derecho. Intrigada por este hecho, fue a buscar a los brujos Sabbath, quienes solo le dijeron, acompáñalo en su búsqueda. Aun intrigada, fue donde esta Al-X, quien ya se preparaba para su viaje.

-Joven metalero, ¿A dónde vas con tanta prisa?
-Me voy su majestad, a continuar con mi viaje. El tiempo apremia y los montes Floydianos no esperaran eternamente.
-Debes esperar, ya que se unirán a nuestro viaje dos jóvenes príncipes. La princesa Mora, del lejano reino de Skepticism y el joven Edd-Lars del reino guerrero Rhapsody.- le espeto la reina.
-¿”Nuestro” viaje?- pregunto sorprendido.
-Asi es, junto con estos dos valientes príncipes, iré yo contigo.

La princesa Mora llego justo cuando una nube tapaba el sol, marcando las tres menos un cuarto. El joven Edd-Lars llego unos minutos después, en una carroza tirada por dos trolles a los cuales había logrado dar caza. Mora iba vestido con una remera de Hendrix, pantalones vaqueros de mezclilla desgastados en las rodillas y converse negros, sucios. Edd-Lars vestía pantalones de cuero ajustados, botas y camisa blanca holgada. Parecían semi-dioses rockeros dispuestos a dar un gran concierto.

-Que tal, mi nombre es Mora- se presentaba mientras extendía una blanca mano.
-Qué onda, mi nombre es Al-X- respondió esté, haciendo una leve inclinación de cabeza.
-Yo soy Edd-Lars.
-Mucho gusto, Edd-Lars.
-Pues bien, parece que todos estamos reunidos- dijo la princesa Klaa-ra, al momento de subirse a su motocicleta- Es hora de partir, tu llevaras aquel mustang ’68 y serás nuestro guía- le dijo al joven Al-X.

Y asi, este grupo de jóvenes metaleros, partió.


La noche los alcanzo justo cuando estaban a la mitad del camino Yankee. Se rumoreaba que este camino estaba invadido de trolls reggetoneros sin escrúpulos, que hacían bailar a las personas que asaltaban algo llamado “perreo.” Aquellos sobrevivientes a este “baile” decían que era una tortura sin igual, tortura que los acompañaba durante largas noches en las que revivían este tormento al soñarlo mientras dormían. Asi que al pasar por aquellos parajes, los cuatro sacaron sus instrumentos, listos para la batalla que podía ocurrir en cualquier momento. Edd-Lars empuño un par de baquetas, Mora un lindo bajo morado, la princesa Klaa-ra una poderosa guitarra eléctrica y Al-X un micrófono. Caminaron cautelosamente, mirando cada rincón, volteando ante cada sombra que se diluía entre los árboles marchitos.
Los trolls no los hicieron esperan mucho tiempo. De pronto, empezaron a salir como cucarachas, parecía que salían de debajo de las piedras, de atrás de los árboles, de todos lados. Traían a las hadas prostitutas con ellos y con los estéreos del carro a todo volumen, comenzaron a “perrearse” entre ellos. Un ruido infernal comenzó a envenenar el ambiente. Se veían hadas semidesnudas moviendo el trasero de forma grotesca, mientras que los trolls babeaban ante la escena, intentando manosearlas y moviéndose de forma estúpida. Al verse superados en número, los cuatro metaleros se replegaron junto al mustang. De pronto se escuchó un rasgueo. Era la guitarra de Klaa-ra, quien sin saber cómo, sus manos rasgueaban a toda velocidad “Search and Destroy.” Los trolles se pararon en seco, pareciera que el sonido los aturdía. En seguida Edd-Lars, un gran maestro en la bataca, saco platillos, tombs, tarola y comenzó a destrozar la batería. A cada rasgueo un troll caía convulsionado, a cada tarolazo un hada perdía las alas. Los graves de Mora podían dejar inmovilizados a varios trolles y de la voz de Al-X cantando Searchiiiiing!!!,  Search and Destroyd!!!, salían cuchillas que cortaban cabezas, cercenaban brazos y mataban cucarachas. Pero aun asi, los reggetoneros eran cientos, miles, salían de todos lados.

-¡No podremos contra ellos!- grito Mora- ¡Son demasiados!
-¡El metal puede contra todo! ¡Vamos!- les daba esperanzas Al-X- ¡Ni en mil años se ha visto que un grupo de sucios trolles hayan podido contra un grupo de metaleros!
-¡Eso jamás!- grito Klaa-ra- ¡Jamás podrán contra nosotros!

Y mientras decía esto, los acordes de su guitarra aturdía a más trolles, los graves de Mora tiraban más alas y los platillazos de Edd-Lars mataban más reggetoneros.
Asi duraron toda la noche, tocando diferentes rolas, hasta que el último troll cayó muerto, manchado por su propia sangre. Habían ganado la batalla, pero la guerra apenas había comenzado.


Los trolles al ver que el grupo de metaleros había derrotado a cientos de ellos, decidieron juntarse en una cueva, para discutir el asunto.

-Chale we, yo digo que les mandemos a los tamborazos, a ver si esa raza puede con ellos.- dijo uno.
-No seas pendejo, si nosotros que somos trolles no pudimos con ellos, que chingaos van a hacer unos cuantos rancherillos. Mejor hay que mandar a las pinches hadas, para que los engatusen con sus tetas.- comento otro.
-Si we, hay que mandar a las hadas, we, esas zorras hacen de todo por un poco de lana, we.- dijo un troll que tenía la mirada más morbosa que se pudiera ver.

En eso estaban, cuando se levantó un troll que parecía ser el líder. Escupió al suelo y tomando una actitud arrogante les dijo.

-¡Cállense todos! Si serán estúpidos, veo que me encuentro rodeado de mierda humana, nadie sabe nada de nada, bola de pendejos sin un poco de conciencia. Debería mandarlos a todos a la cámara donde se escucha Metal, a ver si asi aprenden a pensar. ¡Pendejos!- les grito Wisii-Yande- Esto es lo que haremos. Les dejaremos el paso libre hasta la entrada a los montes Floydianos y asi, cuando estén cansados del viaje, les caeremos todos de sorpresa, nosotros los trolles reggetoneros, las putas de las hadas, los de la tambora. Todos. Y no podrán contra nosotros.

Una risa inmunda lleno la cueva. Y las voces de cientos de reggetoneros coreando ¡Troll! ¡Troll! ¡Troll! vicio el aire.


Después de la batalla de la noche anterior, Klaa-ra, Mora, Edd-Lars y Al-X estaban exhaustos. Sentían que los dedos de las manos se les caerían y el dolor de cuello por tanto headbanging les impedía voltear la cabeza con normalidad. Sin embargo, debían continuar con su viaje. Tomaron sus instrumentos, subieron al mustang (ya que los trolles que tiraban de la carroza de Edd-Lars habían caído muertos y la motocicleta de Klaa-ra había sido robada) y siguieron por su camino. Estaban preparados para otro encuentro, pero misteriosamente no ocurrió gran cosa. Tenían un mal presentimiento sobre eso, pero este se diluyo al estar frente a las puertas de los montes Floydianos. Habían pasado 666 horas de viaje.
La música del aire era simplemente celestial. Sonaba Smell Like Teen Spirit, Creep, Walk, Paint it Black y un sinfín de rolas más. Habia ríos de Jack Daniel’s, la lluvia que regaba los árboles de marihuana era cerveza de caña y el LSD volaba por doquier. Y allí, a escasos cien metros, estaba imponentes, con toda su majestuosidad, los montes Floydianos.
Los cuatro metaleros estaban disfrutando toda esa belleza cuando de repente y sin previo aviso llegaron las hordas de los trolles. Llegaron pisoteado todo, destruyendo todo con su aliento putrefacto y su música infernal. Comenzaron a bailar “perreo” y a tocar tamborazos. El sonido era ensordecedor. Klaa-ra no podía más, intentaba tomar su guitarra pero el viaje la había dejado agotada. Mora, había sido tomada por un troll y la estaba perreando. Edd-Lars y Al-X tocaban con las pocas fuerzas que les quedaban, pero cada vez más el ruido producido por sus enemigos les quitaba las fuerzas. Pareciera que su meta, estando a solo unos pasos, se alejaba a cada instante.
De pronto, una luz bajo del cielo. Eran los cuatro grandes. Bajaban de sus tronos de oro para ayudar a los guerreros del metal. Y junto con ellos los mártires del rock se levantaban de sus tumbas. Se podía ver a Kurt Cobain, a Janis Joplin, a Cliff Burton, a  Roger Waters y asi, miles de rockeros desconocidos salían de su eterno descanso para pelear la última batalla por el metal. Fue una batalla épica, digna de ser recordada a través de los tiempos. Los trolles reggetoneros caían, los tamborazos eran destruidos, a los metaleros y rockeras se les arrebataban las púas de sus manos, muchas guitarras eran destruidas, muchas hadas quedaban sin alas. Al-X vio a Klaa-ra tendida en el suelo. Su ropa había sido rasgada y distinguió el tatuaje que llevaba en el tobillo. La tomo entre sus brazos y pasando por entre la batalla, se encamino a los montes Floydianos.
Estaba mortalmente cansado, pero la fuerza del metal lo impulsaba a seguir. Saltaba por entre piedras, esquivaba las lanzas de los trolles, se sintió caer en miles de ocasiones, pero siempre encontraba donde poner fijos los pies. Y asi, después de tanto luchar, llego a la cima.

-¿Qué significan los tatuajes? ¿Qué quieren decir?- grito al viento.- ¿Díganme que significa?

Una poderosa voz se escuchó.

-Aradia.
-¿Aradia? ¿Eso qué quiere decir?- reclamo.- Abajo, mis hermanos y hermanas mueren. ¿Qué puedo hacer para ayudarlos?
-Debes formar una banda la cual tendrá por nombre Aradia.- hablo la voz por última vez.

Al-X obedeció. Puso una guitarra en la mano de Klaa-ra, quien poco a poco se iba reponiendo. Sus dedos de nuevo comenzaron a rasguear. Poco a poco cobraban velocidad. Al-X gritó ¡Aradia! Y al momento, feroces destellos de luz salieron de la guitarra, aplastando a los trolles en el acto. Los metaleros y rockeros que estaban en el campo de batalla tomaron sus instrumentos, las batacas se escuchaban cada vez más fuerte, los bajos retumbaban, asi como la marea azota las piedras. Miles de voces entonaban Run To The Hills. A la cima se llegaron Mora y Edd-Lars, quienes tomaron sus instrumentos y lanzaron más rayos contra los trolles reggetoneros. Aradia estaba formada.
Al terminar de tocar, ya no quedaba enemigo en pie. Todos habían sido exterminados. Todo había terminado.


Desde ese día, Aradia fue elegida para cuidar la buena música. Y sale a metalear cada vez que un nuevo troll reggetonero quiere asomar la cabeza. Porque siempre habrá un nuevo troll o un nuevo grupo de tamborazos dispuestos a manchar el ambiente con sus ruidos infernales. Pero para eso está Aradia, para guardar la paz y el metal en la tierra del Rock y la Psicodelia.





Con ustedes Dark Angel,
Escribicionista.

14 comentarios:

Capitan TINTASANGRE dijo...

A leguas se nota que dominas el tema y hallaste en este reto una inspiración épica.

grandes imágenes. grandes evocaciones musicales.
y creo que aun te falto espacio y texto para explayarte.

los pasillos, los salones, los nombres geográficos me resultaron muy trabajados.

gran trabajo, con algunos altibajos debido creo al espacio.

ahora con tu permiso voy a rezarle a los cuatro grandes y a mi Guru personal. el Sabina.

muy buen texto...Dark

Úrsula Amaranta dijo...

Muy buena historia, me pareció original el tema. Lo que mas me gustó es el trabajo en la delimitación de protagónicos y antagónicos, y la delimitación de los ambientes y lugares. Me latió mucho, me hizo reír, me hizo rockear, me gustó la historia de la formación de una banda pero en plan mitológico.
Yo creo también que a lo mejor por cuestión de espacio hay partesitas cortas, como que valía la pena ampliarse mas.
Y también creo que con una pulida y/o corrección de estilo esta historia estaria pa publicarla en todos lados. Me gusto mucho !!!! (y no tiene que ver con el gusto musical, en si la historia me gustó muy a parte de que también me gusta el género)

Siendo quisquillosa o mas bien, por curiosidad, no por afán de molestar, quería preguntar a los mas conocedores: ¿los antagonistas se consideran personajes? o sea, ¿se podría decir que ésta historia tiene sólo cuatro personajes porque los antagonistas no cuentan? heeelp

Anónimo dijo...

Bueno, bueno...

Interesante tematica aunque algunas situaciones totalmente pueriles y exageradas. Obvio algo asi necesitaba mas desarrollo o en su caso una historia menos pretenciosa.

Para empezar creo que es algo racista, para ser mexicano tomas el ideal de belleza europeo-metalero, cabello negro, piel blanca, rasgos finos seguramente y los malos son los naquitos paisanos morenos y bueno, creo que ese tipo de cosas se da mucho en escritores primerizos, en fin.

La historia no tiene mucho sentido, tiene cosas que te sacaste de la manga al ultimo momento para que medio cuadrara pero bueno, me rei bastante... que? no era comedia?

He notado que en todos los colectivos son de amigos y los unicos comentarios son "ay que bonito" o en su defecto un intento de critica constructiva con un delirio bastante chusco de que saben mucho de literatura, narrativa, gramatica y redaccion y bueno, como toda historia interesante ustedes tambien me necesitan.

Atte: La mala de la historia

Pherro dijo...

Está bastante entretenido el "cuento".
Muy lleno de detalles, se nota que eres aficionado a la música, en especial al rock y al heavy metal.
Creo que trataste de hacer una historia épica, pero la verdad si se lee así como un relato adolescente, con sus buenos momentos que hacen al lector recordar algunos pasajes de su propia vida.

Mala de la historia ¿quién eres Tú, dónde te podemos leer? Imagino que Tú si dominas "mucho de literatura, narrativa, gramatica y redaccion", entonces ¿por qué no nada más haces tu critica y dejas de tratarnos de manera despectiva? Alguien verdaderamente instruida no se expresaría de esa manera.
¿Tienes un blog, tienes libros publicados, artículos en revistas, apareces frecuentemente en algún diario, dónde te podemos leer?

Anónimo dijo...

Pues cuando tuviste la amabilidad de decirnos disculparte por los gustos, ps neta que no haba necesidad, eso es lo interesante de escribir, que puedes narrar lo que se te pegue la gana... ps lo peor que le puedes hacer a un lector es que no lo entretengas y te deje de leer... yo domino el tema y me dio , casi a la mitad del texto, weba mil...

LA MALINCHE

RoS dijo...

Ey!
Yo igual creo que la advertencia del inicio sale sobrando, hay que escribir sin miedos, total, siempre habrá gente que se ofenda por tal o cual cosa.

Detrás de este texto veo muchas horas de trabajo, de investigación, pues aunque se ve que dominas el tema, hay demasiados nombres y referencias... pero al haber tantos datos (nombres de bandas y así) se me hace cansado el cuento. Yo, o le quitaría datos o extendería el cuento para que no se viesen tan "apretados" en la historia.
La verdad entre tanto personaje me perdí (además de que soy una teta para el metal) y me quedé con una duda acerca de tus personajes principales (klaa-ra, al-x ...etc), esos son inventados, edá?
Original tu historia, divertido lo de combinar situaciones épicas... me boté con lo de los reggaetoneros diciendo: troll! troll! troll! jajajá, qué pedo, dije yo.

Anónimo dijo...

Pherro: Mira, sabia que saldria alguien con esta actitud pero supongo que no me explique bien en un inicio; ustedes son un grupo de amigos o conocidos que escriben, eso esta muy bien, hay buen ambiente, se hacen unos a otros criticas ligeras y superficiales pero, les importa lo que opinan los demas? quieren saber la opinion de un lector que no tiene un vinculo de amistad con ustedes?

Yo soy la critica directa, sin eufemismos, soy lo que alguien externo a ustedes piensa de lo que escriben y dandole una repasada a mi comentario anterior no encuentro algun dejo de desprecio, sabes, esto es de lo que se trata publicar en un medio abierto como internet, recibir criticas que te hagan recapacitar y corregir tus errores, si no te gusta pues pueden seguir escribiendo en su libretita y mostrandolo a sus amigos para que les digan que "esta muy bonito".

Todo colectivo necesita una critica realista.

Atte: La mala de la historia

Anónimo dijo...

Se me pasó decirte que los títulos no llevan punto. Saludos. ROS.

Coincido con la malora en lo de la crítica realista, pero en algunos comentarios ( a mi parecer) sí te manchaste, já. De todos modos, gracias por venir a este blog y comentar. Mientras sean críticas constructivas no hay pedo.

Dr. Gonzo dijo...

No encuentro exactamente el punto en el que los personajes reales o de ficción no inventados por uno se encuentran. Es decir, el mencionar los nombres de Cobain y demás artículos de consumo del rock, no me parece del todo válido si no interactúan en la historia.
Como sea, creo que el esfuerzo de dar congruencia a todos los detalles del mundillo del rock (porque hay más rock que metal) es un esfuerzo considerable. Creo que de igual forma, pudiste contextualizar un poco, en general, quiénes eran algunos de los tipos, porque tú y yo podemos saber quién es Cliff Burton pero para los no enterados, es un nombre más.
No voy a criticar el trasfondo de tu cuento (guerra entre "buena" y "mala" música) pero creo que los tintes épicos no se lograron del todo - imagino que por espacio - y te manchaste al meter a los Caifanes entre tanto roquer eficiente, jaja.

En cuanto a la mala del cuento, creo que no te has tomado tiempo de leer las críticas que se hacen. En lo personal a mí me vale madre que a la crítica le llamen constructiva o destructiva. La crítica implica un enfoque y no es mala ni buena, es sólo un punto de vista, lo digas como lo digas. Pero viene la parte en la que vienes a decir que hay crítica realista, ahí metiste la pata: tampoco la hay. Sólo es tu forma de hacer crítica y tu forma de expresarla. Así que bienvenida y ven a decir tus observaciones que eso es muy bueno, pero no te quieras pasar de lista queriendo ser la redentora del lugar.

Pherro dijo...

Jajajaja bien Dr. Gonzo, con eso de los Caifanes.
Me cuesta trabajo expresarme por escrito de esa manera tan elocuente y directa, en realidad no me gusta hacer "critica", bien dices, es la opinión de cada persona, su visión personal de lo que le rodea y como asimila lo que va conociendo.
El respeto es primordial y si alguien tiene ganas de compartir y aportar, será bienvenido (a) en cualquier lugar.

NTQVCA dijo...

Dejame explicarte, entiendo que le ponemos ganas a nuestras historias intentando plasmar nuestra idea, creo que se te salio un poco de las manos y terminaste perdido en tanta fantasia para que llegaramos al final, entiendo que esto es un taller y al menos yo no soy una experta, es mi humilde opinión y bueno, la verdad es que terminé saltandome varias partes. Aunque me gustó bastante que los rockeros les den en la madre a los trolls esos.

SIRACUSA dijo...

Me agradó la historia de rockeros, trolls y tamborazos. Es divertida y además informativa para cuando, como yo, que no conozco a muchos de los personajes que mencionas me ponga a investigar.

y ademas eres el mejor!!! te amo!!!

....para que asi, la mala de la historia afirme su percepción de que es un blog de amigos y novios jajajaja

buena vibra!!!

...Dark Angel... dijo...

Capitán... Muchas gracias, en verdad me costo un poco eso de los cuartos (yo mismo me revolví), casas y demás, y si, de echo falta, pero ya se me hacía demasiado largo.

Úrsula... ¡Hey! usted fue la única que agarro la onda. El cuento es sobre la formación de una banda, efectivamente. Y en cuanto a los antagonistas, yo no los considero personajes, aunque si partes fundamentales de la historia.

Anónimo... Cierto, tienes razón, el cuento es racista. Me causa asco la gente que hace cualquier cosa sin entenderla. Lamentablemente, aquí en México, una gran mayoría es gente de ese tipo. Y bueno, aceptémoslo, son naquitos, paisanos morenos como tú los llamas, la mayoría de personas que escucha esa música. Y gracias, porque aunque primerizo, me llamaste escritor. Creo que tengo futuro. =) Y si, de echo es una comedia, ¡bravo!, agarraste la onda por ese lado.
Y bueno, que te puedo decir. Quien no tiene los suficientes... pantalones para por lo menos decir su nombre, no merece, de mi parte, ninguna atención fuera de esta. Para mi, el hecho de que seas anónimo es como una cagadita de pájaro que se limpia fácil con el pañuelo.

Pherro... No solo soy aficionado, mi vida es el metal. Y no, aunque parezca lo contario, jamás paso por mi mente hacer una historia épica. Cuando comencé a escribir, me imagine a un chavo, que se pone un viajesote de aquellos y en su alucín, se imagina como seria formar una banda que acabara con la música que no le gusta.

Malinche... Una cosa es escribir lo que quiera y otra muy diferente es el respeto. Cuando yo escribí el cuento, una parte dice "cercenaban brazos y mataban cucarachas", una persona que tenga gustos musicales diferentes a los míos, podría tomarlo a mal. Creo que en lo que la regué es en lo de “Advertencia”, hubiera quedado mejor “Nota del autor”.
Yo nunca dije que dominaba el tema, solo puse en el cuento, las bandas y los géneros que escucho. Lo que me genera una duda. ¿Tú lo dominas? ¿Qué dominas? ¿Los géneros, las bandas, la historia o es en general? Si es asi, no pues que bien por ti, yo la música no la estudio, la disfruto.

Jefa... ¡Ja!, de echo si, fue una semana. Como comentaba arriba, quise meter las bandas que escucho, (que tiene que ver con que el cuento no es épico, es el alucín de un adolescente formando una banda).
Los personajes no son inventados.
Klaa-ra - Clara, mi novia.
Al-X - Alejandro, yo mero.
Mora - Daniela, una gran amiga.
Edd-Lars - Edgar, mi cuñado.
Nunca se dijo que los personajes deberían ser mundialmente famosos. ¿Oh si?
Siempre son bien recibidos los comentarios (sean críticas o no). Pero que tengan un nombre con el cual sustentar sus opiniones.

Dr. Gonzo... Como comentaba arriba, tal vez entendí mal y eran personajes famosos. Y sí, hay más rock. El metal que escucho es medio denson (noise, sludge, funeral, drone, suicidal, dark ambient entre otros) y saca de onda a más de uno. De los Caifanes, ¡ja! la neta es el único grupo de rock en español que me late.

NTQVCA... ¡Jaja, es que la historia es pura fantasía! Y si, darle en la madre a trolls reggetoneros es la onda.

Siracusa... Pues entonces, creo que te deje un par de cosillas que checar. ¡Besos!


¡¡Saludos Escribicionistas!

RoS dijo...

Jajajá, ay don dark, pos no se dijo, pero se sobreentiende, jajajá, en fin...
yo creo más bien tú lo entendiste diferente, porque al poner "personaje" está referido a aquellas personas distinguidas, o que obtienen representación en la vida pública, en cualquier ámbito, juju.
=P