martes, 12 de julio de 2011

El zorro-cuervo, miniserie...


1
En algún lugar del vasto universo se alcanzaban a escuchar quejas, ruidos, gente muriendo, en fin, tantas cosas que pasan de forma cotidiana. Haber, ¿Pero que es ese lamento? enfocaré bien las bocinas, clarificaré la imagen y veremos quién es.
Lo hubiera dejado en santa paz de no haber sido porque estoy aburrido. Me acomodaré en mi sitio favorito, me deje llevar por este hombre, ejemplo, de que aún no han aprendido los principios básicos de la vida, quizá eso sea lo interesante, el ver como se estrellan miles y miles de veces.

2
Nuca seria amigo de una cucaracha porque siempre me han dado asco y sin embargo,  me siento como una, huyendo para que no me aplasten. Como extraño aquellos días donde no me preocupaba nada a excepción de si debía ponerme Lacoste o Ralph Lauren. ¿Superficial? ¡Jamás!  Pero un hombre que vive de su imagen debe cuidarla hasta el más mínimo detalle. Obviamente, no soy aquel preocupado hasta la saciedad por mi corte de cabello y nuca tuve la costumbre de hacerme manicura. Estaba en el rango de la pulcritud y la limpieza.
Ella, ¡ella si se creía demasiado!, su forma de ser me trastornaba y al mismo tiempo era una delicia verla caminar, sus ojos abanicaban mis pensamientos lujuriosos y me llevaban a soñarla debajo de mi cuerpo. Su perfume me volvía loco, el pensar en lamer su sabor de la copa de su cuello me ponía duro. Sabía perfectamente que Lucia algún día se fijaría en mí, ¿Qué más podía pedir? Si era un tipo guapo, exitoso, todo un caballero, ninguna se me resistía, al menos me había acostado con media empresa. Los jefes me amaban. Las cosas se me habían dado relativamente fácil, en un mundo de hombres, los hombres ganamos. Nunca había tenido una competencia que usara tacones. Cuando nos postularon al puesto yo sabía que ganaría. Lucia era hermosa, pero era mujer y solo serviría para dos cosas: adornar mi cama algunas noches y prepararme café.

3
Cuando lo vi venir hacia mí, supe inmediatamente que el cerebro lo llevaba colgado en medio de las piernas. Dejaba ver su inseguridad y el terror que le causó saber que yo le podía ganar la presidencia del corporativo. Sabía de su fama, las chicas de recepción se habían encargado de decirme lo precoz y egoísta que solía ser en la cama; un macho que en lugar de caballo conducía un auto deportivo para reafirmar su estatus. No niego que Eduardo estaba guapísimo, pero la pose que adoptaba frente a una mujer era de pena ajena. En las reuniones muchas veces me contuve de no reír o gritarle, pues la testosterona absurda que flotaba en el aire producía ese efecto en mí.  Era la única mujer presente entre todos esos hombres de negocios, estaba invadiendo su terreno y muchas veces me acusó de “haber dado las nalgas” para haber llegado a donde estaba, podía decir lo que quisiera, no desmentía ni afirmaba, me convenía el mito y el misterio. Quería ese puesto y lo iba a tener, mis años de estudio me respaldaban y de ninguna manera caería a estas alturas, en probar la teoría de que “jalan más un par de tetas que dos bueyes y una carreta”.

4
Esta tarde sí que se esta poniendo divertida, no puedo quejarme,  los humanos no son algo que se deba destruir, no al menos por ahora, parecen niños, de nada les han servido Esopo, o el buen Samaniego, ¡que puedo esperarme si la idea del purgatorio o el infierno no los detiene!. Vanidad y soberbia ingredientes indispensables para esta sopa de locos, informes, encuestas, análisis financieros, toma de decisiones, proyección de riesgos y demás minucias, pobres de sus subordinados, que bueno que me ha tocado ser jefe.

5
—Hola muñeca-, cuando Lucia escuchaba esta palabra, enserio le daban ganas de vomitarlo.
—Hola Eduardo, ¿listo para la junta definitiva de esta tarde?— respondió poniendo su mejor sonrisa y la cara de seductora que sabía funcionaba con ese tipo.
—Yo siempre estoy listo preciosa, es más, te invito a cenar para celebrar mi triunfo y para que veas que no hay rencores, vamos a comer.
-¡Claro! Me encantaría salir contigo, subirme a tu auto, sentir tu... su fuerza, y cenar en compañía del hombre más guapo, inteligente y sexy que he podido conocer-  decía mientras le tocaba los brazos y acariciaba su pecho. Eduardo se quedó sin palabras, no entendía el cambio radical de aquella fiera domesticada por Chanel.
-Te veré en el Allegue a las 3.
-¿A las 3?
-Sí, la junta se pospuso para las 6, así que nos da tiempo de ir, comer y enseñarte la fuerza de mí... auto, me voy, te espero allá, cualquier cambio me llamas, besos muñeca.
 -¡Demonios! Y pensar que aún me faltan muchos pendientes, lo que es tener una secretaria enamorada que te haga todo.

6
Malditas mujeres, por eso son la perdición y las culpables de que nos hayan expulsado del paraíso. No debí haberme ido, si no fuera tan caliente, ¡carajo! Y todo por querer preparar el escenario idóneo para robarle su aroma. Espera, espera, espera, ¿ella pudo haberme hablado para avisarme del cambio de horario? ¡Pero que pendejo! Si caí redondito en su juego de “querer sentir la dureza y potencia de mi auto”. Ahora no podré decir que Lucia..., ¡carajo! ella será mi jefa, me ordenará, me enviará por sus tampones, ¡eso no lo puedo permitir! Un hombre de mi nivel jamás aceptará órdenes de una vieja y menos si no ha pasado por mi colchón.

7
Pobrecito, el zorro se vuelve cuervo, giros inesperados en esta especie que conserva una fiel semejanza a ciertos animales de su planeta. ¡Chin! ¡Ya es hora! Por andar viendo telenovelas posmodernas se me estaba olvidando ir a poner la discordia entre la hormiga y la cigarra.

7 comentarios:

PHERRO dijo...

El juego de poder, la estrategia y las apariencias.
Excelente interpretación de la fábula, con todo y el big brother observando.
¡Buenísimo tu texto!

Vergónides de Cock dijo...

Interesante la idea pero no la has llegado a desarrollar en plenitud, diría que falta bastante. El nivel anda irregular esta semana.

DESTROYER!!! dijo...

jaque al rey???

el juego del poder y la sutileza,,, convertir fortalezas en debilidades.... ESO ME GUSTA!!!!

RoS dijo...

Aw, ahora sí me quedé a medias con la idea, no logré entenderla del todo. A pesar de una segunda leída nomás no capté el ammm, el mensaje.
Saludos.

Dr. Gonzo dijo...

Guau! ¡El Gran Escrutinador! Se ve suave pero me late el entendido de una historia alterna con base en la fábula.

la MaLquEridA dijo...

Un poco difícil de leer por el tamaño de la letra, de igual manera siento que faltó desarrollo o quizá no le agarré sentido.


Saludos.

Úrsula Amaranta dijo...

¡ey! yo recuerdo haber hecho mi respectivo comentario aqui... en fin.
Mi comentario era que me había gustado, es como la intervención del narrador, o como el titiritero acomodando personajes, o el mismo escritor, a mi me gustó, creo que le entendí y si es así, me pareció algo interesante meter (pero no demasiado) este personaje como de Dios o big brother como dicen acá arriba.
ME pareció excelente adaptación de la fábula.