lunes, 25 de julio de 2011

Noches peligrosas


No puedo dejar de llorar, no puedo dejar de sentir esta desesperación y vacío, no puedo dejar de odiarme, de recriminarme.

Éstas noches de insomnio… sabía que no me traerían nada bueno; ver la televisión (y no tener cablevisión) no fueron buen remedio.

Después de la telenovela seguía el noticiero, y yo sin sueño. Abría un libro, me aburría enormemente; encendía la tele otra vez. Algún programa de “variedades” con grupos y cantantes que no conocía, después de eso: documentales en el once. De ahí el himno nacional y luego infomerciales.

Al principio, solo me reía. Artículos “maravilla” para todo tipo de enfermedades, me entretenía porque me resultaban verdaderas joyas de humor involuntario, y además ¿Quién gastaría un peso en algo así?

Pasaron semanas sin que yo pudiera conciliar el sueño a horas decentes, un libro, ejercicio, nada me resultaba tan entretenido como la tele e inevitablemente caí.

Las cápsulas de alcachofa saben horrible y sólo bajé 100 grs, el “gel reductil” te deja un apeste aunque te bañes, la ropa se te pega: no bajé nada. El “AB toner” me dejo una contractura en el cuello, el “bio shaker” da dolor de caballo y me lastimó la cadera, la pomada “cura todo” no es mas que árnica rebajada a un precio exagerado: no cura nada, el “power sex” me dejo unos mareos y ascos que me impiden sentirme sensual y cachonda, la plancha “fast and furious” quema la ropa si le pones en máximo( y tu esposo te reclama porque te dijo mil veces que él lo hacía con la plancha normal y dejaras su camisa favorita en paz), no plancha nada si le pones en mínimo, la olla para cocinar “cooking Express deja seca la comida y sin sabor: tus invitados a la súper cena especial que preparaste, disimuladamente se hacen la vaquita y se van por los tacos porque el pollo y la pierna que preparaste saben a cartón; las pastillas para la próstata “prosta max”… son para hombres y en las mujeres tienen efectos incómodos.

Todos son estúpidamente caros y te sobregiran la tarjeta, te dejan sin dinero, con un marido molesto, endeudada, con cajas y artículos que terminan en la basura, además de un insomnio peor que el que te llevó a creerte las maravillas de tanta idiotez.

Sé que es mi culpa pero ¡parecían tan efectivos! Y hoy, en medio de mi recámara, en medio de todos los productos que compré, que no me sirvieron de nada, ocupó mis “big glass” para leer las letras chiquitas de las notas de venta y descubro que no se ve nada y que me marean; sentada sobre mi alfombra que apenas limpié con el “all clean” hay mas polvo que antes y no paro de estornudar, me doy cuenta que estoy mas endeudada, no sé como pagaré.

Peligrosas noches de insomnio para una mujer crédula y ociosa.

9 comentarios:

DESTROYER!!! dijo...

jajajajajajajajaja es lo malo, el insomnio atrofia un poco el cerebro... lo digo por experiencia xq yo por temporadas sufro de insomnio crónico :s...

que no se supone q esos productos e infomerciales ya no iban a pasar???... saaabe, mucho billete de por medio, no???

excelente humor ácido... saludos!!!

Capitan TINTASANGRE dijo...

jajajaja... los productos milagrosos para el looser que quiere bajar de peso sin mover un dedo y seguir tragando como marrano.

modernas extensiones del merolico del pueblo y su pomada cura todo.

grandes actores "piscando" billetes y charlatanes peligrosos que te roban en despoblado..

ya me enoje...voy por mi DALAY......

SIRACUSA dijo...

Me gustó: la forma en que vas narrando esa necesidad de comprar sin parar y como es que por andar zombi ocurren esas y cosas mas raras :s pues como se tomó las pastillas de la próstata O.o

bien por esa compradora compulsiva, mal por la cartera del marido!!!

jejeje saludos :D

PHERRO dijo...

Un texto muy divertido.
Se agradece antes de ir a dormir.

Anónimo dijo...

Te quedó cotorro.
Esa de tu relato, con tanta lana que despilfarró, ya hubiera pagado un año de cablevisión.
;)


/ros/

Dr. Gonzo dijo...

Precioso. Sloterdijk estaría a las carcajadas viendo su máxima de las falsas necesidades tan bien reflejada.

LA MALA DE LA HISTORIA dijo...

no sé...

Fantasía psiquiátrica dijo...

Fácil, somníferos, no placebos, jeje. Al menos desde ahora sus preocupaciones no se volcaran sólo en su falta de sueño, sino en la falta de crédito. Chido, saludos.

la MaLquEridA dijo...

Jajajaja mejor no veas tele y menos sin cable, la programación es horrorosa y sus infomerciales son sólo para gente crédula e ingenua jeje.


Saludos.