jueves, 27 de octubre de 2011

Mira, te voy a platicar pero no me llames Chilanga

Soy chilanga de pura cepa, sin mezcla y sin tradiciones ajenas. Vivo en una ciudad caótica en donde la gente se tropieza y empuja pero no lo tomes personal, la vida aquí se vive de prisa y a veces no queda tiempo de pedir disculpas o decimos un Perdón rapidito porque el metro se nos va. No es nada contra ti.

La mayoría de la gente dice que aquí no hay oportunidades, pero si te fijas bien si las hay, lo que pasa que habiendo tanta, estas se reducen, entonces hay que pelear por ellas de la mejor manera. 
Mira, si vienes de provincia con primaria terminada dime tu, ¿En qué podrías trabajar? Ni modo que de ejecutivo en Reforma o de gerente en Vip´s. ¿Ves? es difícil conseguir algo si no estás preparado, pero claro te enojas y dices ¨No hay trabajo¨, en vez de ponerte a estudiar o hacer algo para salir adelante porque no hay otra forma. Si los que son profesionales no encuentran qué se pueden esperar los que no estudian. La vida es muy dura pero no hay de otra, hay que prepararse. ¿Que no tienes dinero?, Pues trabaja de lo que sea, a poco crees que todos los que tienen dinero nacieron ricos. No, hay muchos que empezaron desde abajo aunque suene a cliché pero así es.
Si tienes ganas hay hasta de barrendero pero el chiste es que quieras hacerlo.

Ahora bien, mucha gente de provincia dice que aquí somos ventajosos, ladrones, oportunistas, burlones y odiosos por decir lo menos.
Aquí cada rato hay manifestaciones de gente del interior, provocan caos y pérdidas, sin embargo pueden parar el tráfico cuando quieran pero si la policía los controla dicen que los están reprimiendo. Entiendan que hay un orden que hay que seguir y no debe romperse sea el motivo que sea. Hay manifestaciones pacíficas, esas también causan desorden pero no agredimos a los manifestantes. Nos enojamos -obvio- tampoco es para ponerse a aplaudir.

Los plantones en el zócalo, las marchas de los que se desnudan, oye ese no es un espectáculo agradable para nadie y sin embargo no podemos hacer más que dedicarnos a mirar. En ocasiones nos reímos pero es que causa gracia ver semejantes panzas y cuerpos chonchos cubiertos apenas con una minúscula truza, o ¿a poco a ti si te gusta ver eso? 

En Chihuahua hace tiempo decían ¨Haz patria, mata un chilango¨ eso dolía oyeme. Por qué querrían que muriésemos si no les hemos hecho nada. Al menos yo, nunca le he hecho daño a un chihuahuense ni siquiera he lastimado a mis chihuahuas con eso te digo todo.
En Monterrey se dice que si muere un chilango no avises a su familia porque llegan al velorio y luego se quedan a vivir allá. Tsss mal plan.

En Guadalajara al ir a comprar cosas a una tienda, me las aventaban al escuchar el ¨cantadito¨ que dicen tenemos los chilangos, según yo hablo normal. Sentía feo, era una forma de agresión pero no podía hacer otra cosa, estaba en su territorio, aguantaba vara como decimos aquí. 

Te quejas porque nos burlamos de tu forma de hablar. No nos burlamos, nos da gracia por el tono pero de eso a burlarse hay mucha diferencia. Imagínate, a mi me dicen que hablo como aeromoza o como la voz de la que anuncia las ofertas en el super. También dicen que tengo voz de niña caprichosa o chipilona pero eso es según con quien hable y no me enojo por eso.
En Hermosillo me decían ¨Guacha¨ por ser del Distrito Federal, les daba gracia mi tonito pero no me enojaba, soy de aquí y ya, qué le hago.

Nunca he entendido porque nos odian, lo juro. Fíjate, aquí vienes y de lo que sea encuentras trabajo hasta de policía pero esos son casos extremos, no hagas eso por favor.
Dicen que los taxistas son ladrones, bueno dicen pero cómo saben que el taxista que los robó es chilango, qué tal si era de provincia pero como trabaja aquí dan por sentado que lo es.

En Acapulco un día, le pedí a un taxista que me llevara a la playa. Me trajo paseando un buen rato- no conocía Acapulco-. Después de marearme dando vueltas, me dejó en el mismo sitio que lo tomé y dijo que pasando la calle estaba la playa que nunca vi. Me cobró 400 pesos, ¿Te das cuenta? Fue un robo en despoblado. Pero no por eso digo que los taxistas de allá son rateros.

Cuando te llegan a asaltar dices: Me robó un chilango. ¿Cómo sabes que era chilango a ver dime? ¿Acaso antes de robarte la cartera se lo preguntaste? ¿Le dijiste eres de aquí o de provincia? Pues claro que no pero como te robaron aquí, dices: Es chilango.

Y así podría citar tantos ejemplos pero parecería que te estoy presumiendo pero no, mira, solamente quiero que te des cuenta que en todos lados hay gente ventajosa y mala no nada más la chilanga, ¿entiendes?

En esta ciudad te puede pasar de todo cuando vas en la calle. Te echan el carro, te empujan, puede que se te queden viendo por la forma de vestir pero no hagas caso, es que a veces estamos tan distraídos que en realidad no te estamos viendo, vemos la nada, el vacío de los pensamientos.

No entiendo por qué hablar de lo malo que hay en la ciudad, también hay muchas cosas buenas. Hay gente que le da de comer a los que no tienen, gente que ayuda sin esperar nada a cambio. Gente que convive con los demás sin meterse con ellos. Espectáculos gratis, museos, exposiciones, asaltos, balaceras, pero asht no me digas que donde vives no pasa nada. La violencia está generalizada así que no me vengas con que aquí está muy mal todo.

Hay gente mala, gente buena también pero el estigma de que somos malos y ventajosos lo cargaremos por siempre aunque no lo seamos.
¿Y qué le vamos a hacer? Es el precio que pagamos por vivir en la Ciudad de los Palacios, la ciudad donde hay de todo hasta chilangos de pura cepa en peligro de extinción.


















9 comentarios:

NTQVCA dijo...

Hasta donde sé los chilangos son la gente que llega de provincia y viven en el Distrito federal, en tal caso somos defeños los que poblamos esa ciudad caótica que describes, pero que no cambiamos por nada. Me gustó tu historia.

RoS dijo...

¡Puro flowsito defeño!
Disfruté este post. Al menos para mí, han sido sólo bonitas experiencias las que me han tocado por allá.

Augustine X dijo...

Bueno el desahogo, un relato cotorro, con un lenguaje atinado aunque a veces tanta queja cansaba un poquillo. Los localismos y criticar a otros porque no son de dónde nacimos da mucha hueva, así que chido por vivir en el df, un lugar surrealista y de belleza peculiar.

Pherro dijo...

Algunas de las "cositas" que suceden a diario en la Ciudad, pero se tendría que escribir a diario de ello para abarcar un sistema de convivencia social tan complejo como lo es el DFectuoso.
Me gusta decir que todos somos mexicanos, independientemente del tono que tenga nuestro hablar, según la zona del país.

Dr. Gonzo dijo...

¿En serio? ¿Todavía existe el "odio" a los defeños? Recuerdo que ese era un tema socorrido hace algunos años, pero no pensé que ese esquema todavía tuviera vigencia. Lo que sí, es que muchas de esas descripciones de su gente (que no de sus calles) ajustan a muchas otras ciudades, donde la gente es bien asilvestrada y te pasa empujando, tan solo hace unos días pude constatarlo en Puebla. Taxistas ratas, donde sea están, mala es la generalización, mis no tan jóvenes padawanes. En fin, chistosón el relato, pero ciertos rasgos no tan exclusivos del hermoso DF

SIRACUSA dijo...

En Aguascalientes tienen esa idea de "haz patria..." y consideran chilango a todo aquel que no sea oriundo de la ciudad, lo que genera cierto tipo de conflictos, pero coincido en que la gente buena o mala onda donde sea la encontramos. Me gustó tu relato, eso de "vemos el vacío de los pensamientos" o algo asi, me gustó.

Y se me fue el internet, no fue mala onda!! yo me quede con ganas de seguir platicando! pero bueno, sera para otra ocasión!!!

saludos :D

pinchesendic dijo...

La verdad este post no me gustó nada, hasta agresivo lo sentí contra los de provincia, los que no estudiaron o no tuvieron las oportunidades de estudiar.

la MaLquEridA dijo...

Sr Pinche, puede que entonces esté sintiendo lo que yo, eso feo, agresivo contra los del DF.


Una forma de sentir nomás.



Gracias a todos por sus comments.

Capitan TINTASANGRE dijo...

a mi en lo personal no me gusta el D.F. y no por otra cosa mas que porque el gentio me vuelve loco.

para bien y para mal la capital del pais lo concentra todo, los mejores hospitales y las manifestaciones.

Tengo muy buenos amigos y amigas chilangos que han marcado mi vida.

y leer tu historia. me ha hecho recordarlos porque siempre sera tema de nuestras veladas tu ciudad y sus maneras.