miércoles, 26 de octubre de 2011

Plata y Cantera




Mi ciudad tiene sangre de plata, y piel de cantera rosa.
Me gusta caminar por sus caminos inconexos que suben y bajan por las laderas de las montañas donde los callejones fueron creados; donde la naturaleza abrió paso, laberintos de historia y leyenda que entre beso y beso se amontonan y crecen sin orden ni concierto.
Las casas son altas, viejas, húmedas, llenas de fantasmas y almas en pena porque aquí nadie se quiere ir, y en momias nos convertimos lentamente a través de los años con el simple hecho de tomar el agua, así que si desean visitarme, no hay prisa, estaré los próximos mil años aquí.
Mi Guanajuato huele a humo de alhóndigas encendidas, sabe a libertad y tequila, se oye como Jorge Negrete llevando una serenata, se siente como el Quijote y su fiesta Cervantina.
Visitar mi ciudad es ir a paso lento, es perderse en sus plazas, es escuchar trovadores callejeros, recorrer cafés y bares, es sentarse en la escalinata de la universidad y bajar lentamente hasta la plaza de la paz, es caminar por su mercado que alguna vez  soñó con ser estación de trenes.
Por las noches, sin embargo, es mi mejor rutina seguir a la estudiantina con una copa de tinto, y rezarle a José Alfredo en una vieja cantina.





8 comentarios:

Augustine X dijo...

Bonita evocación de Guanajuato, sin embargo, tú texto me queda a deber profundidad o un gancho que me atrapase para leerte. Saludos

Dr. Gonzo dijo...

Guanajuato merece ese cariño que le profesas, pero hay que decirlo, pudiste sacarle más jugo ya que te apersonaste en las descripciones (quizá sssssss si no te hubieras incluído, no se necesitaría de tu experiencia). Con todo, es bastante cálido tu relato.

NTQVCA dijo...

¡Oh claro que ese es Guanajuato! con tan poquito estoy segura que cualquiera que lea esto evocará ese lugar tan bonito.

RoS dijo...

No era necesario nombrarle Capi, con los tantos elementos uno ya sabe a qué ciudad se refiere.
Me gustó mucho la idea de que nadie se quiere ir y que por eso se convierten en momias.
A este, aunque buen post, le faltó, le faltó.
¡Saludos!

Pherro dijo...

Me gustó el tono del texto, me parece como la introducción de algún documental dedicado a tu tierra, Capi.
Tomaste una pequeña porción de tu genialidad y te esmeraste en pulirla.

SIRACUSA dijo...

Guanajuato!! ahhhhhhh me trae tantos recuerdos felices que el leer tu texto me llevo de nuevo a esos momentos. Me gustó. :D

Pinchesendic dijo...

A mí me gustó mucho, tal vez porque no conozco Guanajuato no sé cuanto jugo más se le pudo haber sacado, pero con la dosis que pusiste hiciste que quisiera estar contigo en la ciudad con un cartón de cerveza en un bar, para platicar de cine, libros y mujeres. Gracias Capi.

la MaLquEridA dijo...

Voy de la mano contigo Capi, disfruto mucho leerte.

Un beso.