viernes, 27 de enero de 2012



Prospora


“Nunca he inventado nada: no entré en la literatura,
nací en ella, he vivido en un libro tumultuoso y teatral.”
Hèlene Cixous.





Persona sale de casa muy temprano, como siempre, antes de cruzar el umbral suspira profundamente como signo de despedida frente a lo que ese día creía saber sobre sí, asume, con resignación, que cada momento en el que uno sale al mundo deja de ser dueño de sí mismo. Pero su casa ya es un mundo, y en donde parece existir solo una persona siempre resulta que hay muchas más. Como toda la gente, la común, la no-común, la blanca, la negra, la femenina y la masculina, Persona tiene un pasatiempo, al que le dedica más horas de las que podríamos imaginar, no le da lo que le  resta, lo que le sobra de su tiempo sino que su tiempo siempre está a expensas de su hobby. Persona colecciona opiniones de otros, lo escribe todo en una pizarra mágica cuyo soporte es el cuerpo, a veces, las percibe por el olfato, en otras ocasiones son las imágenes las que le permiten obtener esas visiones, opiniones que tienen otros que son capaces de mostrarle al mundo cómo deberían ser las cosas. Cuando recolecta muchas, Persona se sienta en una banca a ver pasar el mundo, a dejar que el tiempo corra y algunas veces, se da cuenta como una gran cantidad de lo que piensan los otros, también son opiniones suyas.
Persona duerme frente a un espejo y así ha descubierto que cuando se acuesta parece un hombre solitario al que le pesa el mundo y cuyo consuelo son los sueños, pero al despertar y ver su reflejo se da cuenta que es una mujer, dulce, arrebatada y con esperanzas. Persona no es hombre ni mujer, su sexo es una acción, un performance, su masculinidad es una imposición social y su feminidad una mascarada. Ayer cuando salió temprano, la gente pensó que era un hombre, lo llamaban Claude Cahun, llevaba unas gafas grandes redondas y opacas, era un ciego autoimpuesto, un ciego que ese día se despertó con ganas de mostrar su ceguera. Hoy parece una cortesana victoriana, se ha puesto un corsé que le ajusta la cintura, reloj de arena en el que se consume el deseo, toma los labios de una amiga y algunos hombres lamentan el encuentro, mientras otros se excitan frente a ello.
Persona se fotografía todos los días con sus diferentes poses, sus vestidos, disfraces, después cuelga las fotos en una pared blanca dedicada a ello. ¿Se preguntarán quién es Persona? ¿Cuál es su identidad? Y si Persona fuese cualquiera de nosotros importa la pregunta ¿Quiénes somos?  No hay más belleza que la del maquillaje, ese invisible que juega a ser careta pero que no oculta nada, no hay velo que desvelar detrás de Persona. Él o ella, Persona, no intenta provocar ni ser espectacular, lo único que intenta es “hacer sonar”, “dejar oír” a todos esos mitos personales que la habitan. Persona tiene una identidad nómada, mudable y jamás permanente, no sabe cuál de todas o todos esos es, aunque tampoco le importa, ha entendido que su vida consiste en ser una prótesis de sí misma, máscara que entreteje una escritura que le sirve para borrar el rostro del que carece.
Persona llega muy tarde a casa, se lava la cara pero el maquillaje no se quita sólo se transforma. Ríe frente al espejo, se pone el pijama y piensa en la Persona que será mañana.    

7 comentarios:

Pinchesendic dijo...

Tenía varios escritos que no llevaban la profundidad, dualidad y cero trivialidad que a tus letras caracteriza, éste es un recordatorio de lo que puedes hacer con las letras y lo que nos puedes hacer llegar a pensar e imaginar. Gracias de corazón.

Capitan TINTASANGRE dijo...

persona que no tiene personalidad
o las tiene todas

tu "persona" es enigmatica porque no es nada y es todo. sin embargo a mi me da mucho reparo o falta de interes conocer a alguien que no tiene personalidad.

y eso me paso al leer tu historia se me hizo interesante al principio pero despues "persona" me dejo de interesar.

Malinche dijo...

PERSONA:

Shale, tenía mucho sin leer algo como tu texto... me gustó mucho, la profundidad me asustó!! Me encanta tu estilo, creo que poco puedes hacer de más con este texto, y en ensayo puedes hacer cosas muy shidas...y eso que dice el compañero Capitan en su comentario, de que no tiene personalidad, pues eso es lo interesante, que no mame, Persona no es un personaje finalemente, podría verse como defectos o hastío de las personas en un conjunto, que lo hayas vestido como un personaje está súper!! ojalá pueda leer un ensayo tuyo, sería interesante!!!

Ros dijo...

Ay, ay, ay, tuve que parar, regresar, releer, pero al final, me quedo con esa sensación de lectora llena, contenta.
Aplaudo tu idea, una Persona tan ajustable a todos.
Agradezco textos, por llamarlos así, "complicados" que requieren más entrega por parte del lector.
Chido.

Piper dijo...

"Persona colecciona opiniones de otros, lo escribe todo en una pizarra mágica cuyo soporte es el cuerpo" me ha llegado como zurdazo en el segundo round. Me ha encantado sobre manera tu texto, la forma en que hablas de todo y de nadie es rica en imágenes, metáforas y profundidad. Gusto da leer este tipo de relatos. Felicitaciones.

Julieta dijo...

La metamorfosis de persona fue lo que me atrapó. Ciertamente fueron muchos contrastes de imágenes y sensaciones, de ideas que cambié línea a línea...todo eso, en mi opinión, le dio esa esencia que he percibido en varios de tus textos. Muy buena entrega...un placer leerte =)

Fantasía psiquiátrica dijo...

Este hecho del armario de actitudes, que con el tiempo se vuelven contrariedades, y hasta confusiones, el no saber quién soy. Me agradó la analogía de la máscara, sólo casi al final se me hizo precipitado la serie de cuestionamientos al lector, puesto que después vuelves a retomar la narrativa de inicio tambaleándose así un poco.
Besos mi Nani.