viernes, 3 de febrero de 2012


Tres de zombies

El doctor no podía entrar en razón, al menos eso creía su paciente:
- Estoy muerta, le decía, de verdad que lo estoy.
- Esto será el limbo, ya huelo feo ¿no lo nota?, le preguntaba.
Se la llevaron a rastras, mientras ella veía como su piel quedaba despedazada por el camino.

  


Ayer le presentaron a Mademoiselle  X, ella no está loca ni muerta simplemente está negada a vivir como todos los demás, con la muerte como horizonte y con Dios como regente. Tiene sólo huesos y piel, vacía de una a otra costilla pero con la superioridad de estar atravesada por la nada, sin falso humanismo, sin doble moral, ella es el vacío absoluto: la muerta viviente. El doctor no sabe qué hacer con ella, cada vez que la ve, le duele la cabeza, le recuerda lo poco que vale la vida y lo tanto que elevamos las banalidades que nos enseña la religión y la política, verla y escucharla es como inyectarse nihilismo en vena.





-¡Sácame el corazón! ¿No lo entiendes? Ya no sirve, ya no duele. Méteme un cuchillo hasta el fondo. Si quieres también el estomago, ¿Cuándo vas a mandarme a que me hagan la autopsia? No tengas miedo, ¡apúrate! que no ves como los gusanos me comen.
Su madre lo besó en la frente, le dio un sedante, cuando por fin dejó de gritar, llegó la hora de cortarle la yugular.   

6 comentarios:

Piper dijo...

Los tres visiones me han encantando. Cada una lleva un aderezo de reflexiones -entre líneas- bien intencionadas que raspan muchas cosas en las que pienso. Por ahí se le fue un acentillo pero -dejemos de mamonear- Muy bueno en verdad.

Saludos

Capitan TINTASANGRE dijo...

no me gustan los zombis, al menos la imagen clásica de los muertos vivos traga cerebros de tanto churro.

y sin embargo tus zombis son tan diferentes , reflexivos y vivos que atrapan en sus pensamientos.

Úrsula Amaranta dijo...

Los zombies, que tan de moda se han puesto, no me fascina, pero estas tres historias me gustaron, entre que me sacaron una sonrisa y me entritecieron y me dió asco el olor, me gustó.

Anónimo dijo...

Me encantaron tus historias, me quedo con la última. Muertos en vida, esperando que se den cuenta de lo podridos que estan.


Siracusa

Fantasía psiquiátrica dijo...

Yo si soy fan de los zombis, aunque en cuestión de modas sólo la cultura mainstream inyecta eso.
Tienes en los tres la esencia del zombi, al menos lo que en espíritu conlleva: malestar, decidía, pérdida de todo y dolor a chorros.
Chido, me gustó el chorro, ja.

Ros dijo...

Híjole, tus textos me parecen buenísimos, en especial los primeros dos, y en los tres rematas a lo grande; en lo personal, estas minificciones me han dejado huella, me han erizado, y clarito puedo adivinar, que serán de los post escribicionistas que mejor recordaré.