sábado, 24 de marzo de 2012

HUMANOS



Hemos convertido la debilidad en un hito capaz desnudar nuestra humanidad más infame y ponernos en duelo con nuestro ser y su presencia, con los días que vuelven la mirada, con el tiempo y sus desvaríos. Nunca creí presenciar tan infame espectáculo… Caín y Abel jamás se desprendieron del mundo.

3 comentarios:

Ros dijo...

Bravo, bravo.

Me gusta este poemínimo, certero, como una buena cachetada. ¡Papel!


;)

Maldito Desgraciado dijo...

Ay, el eterno retorno. XD

Dr. Gonzo dijo...

Me gusta tener que hacer un esfuerzo para comprender un escrito. Lo sentí hasta como epígrafe para mi escrito, aunque no comprendo a Abel en el mismo. Sencillo y cargado de significado.