sábado, 10 de marzo de 2012

OBSESIÓN



Las miradas alojadas en mi pasado

caen devoradas por tu insistente nostalgia

como gotas desesperadas entre mis dedos;

las palabras se van dejando tu ausencia

y tu semblante callado entre mis versos,

dejando tu silencio

mi silencio

y la confusa  incertidumbre en mi garganta.

Me he reducido a plasmarte en estas líneas

 y a volver tu presencia una agonía,

a callar mi piel y mis párpados

cuando tocan tu piel,

a volverme fantasma

y  ocultarte en mis paredes

contemplando tu irremediable esencia.




4 comentarios:

akuanauta dijo...

Me gusta, el recuerdo de alguien en unos versos es la mejor forma de no olvidar.

Ros dijo...

Me gusta, y lo disfruté, y entré en el mood, y lo sentí, y un poquito me dolió.
Siento algunas imágenes muy buenas, sobre todo el final. =)

Dr. Gonzo dijo...

Comparto con Ros, el final es dolor y más dolor y una pizca de desesperación. El inicio fue el que sentí un poco flojo, pero como que ya me estoy acostumbrando en tus poemas, a considerar el todo para quedar gratamente impresionado. Bravo, dos al hilo.

Piper dijo...

No poco salen bien librados en esas inmersiones al pasado, lo tuyo lo hace porque toca, transmite y sobre todo muestra que es cuestión de volver la mirada y darse cuenta que ahí están toda esa gama de sentimientos que dan como resultado un agónico poema. Me ha gustado bastante.

Saludos