sábado, 14 de julio de 2012

Miedo #123

Vengo leyendo, leyéndome desde hace mucho, porque también en otras historias me encuentro, en las que apilo sobre mi buró y en los rostros de somnolientos pasajeros que viajan al igual que yo, rumbo al trabajo, en ellos también estoy; igual me he topado, frente a frente, con mis ojos en el cuerpo de una niña, con mi boca y con mis manos habitando una sombra distinta. Me he seguido, sí, aterrada al descubrir que otro cuerpo lleva mi nariz, entonces la gente comienza a temer, me asaltan con su desprecio y sólo así puedo detenerme, y se van, y me llevan. En silencio.
A un lado de mi cama se encuentran, interminables, Virginia Woolf, Patrick Suskind y Borges; míos todos ellos, porque me encuentro en sus párrafos: es extraño, verme tan ahí; ser la palabra de la página veintiuno, o  de pronto encontrarme en una fecha. Me veo en todas partes, soy la pareidolia de la humedad de mi techo, o la imagen de una actualización en facebook. Soy todos.
Un nombre con extensas formas, que escudriña una historia a la cual asirse, por eso me pego a todo sin estar en nada, porque busco, busco, busco, por eso tantos nombres, libros, cuerpos, en donde no puedo encontrar mi final.

Ros



3 comentarios:

ESCRIBICIONISTAS dijo...

Una imagen perfecta de la Ros que conozco...buenas imágenes, se lee con ritmo y se disfruta, me gustó =)

Saludos cordiales aunque me respondas frunciendo el entrecejo jajaja

Dr. Gonzo dijo...

El segundo párrafo es asesino, monstruoso. Creo que has educado a tus palabras para que sigan en un estilo y le permitan expresar otras sensaciones. Me gustó mucho.

Alejandro Paulino Gomez Farias dijo...

Hace rato que no te leía...cada vez más profunda y madura. Felicitaciones.