domingo, 15 de mayo de 2011

Muy, muy lejana...infancia



Mira, ven a ver la película que te compré,  es la película más grandiosa que puedas imaginar.
Tiene naves espaciales, robots, y muchas cosas que te encantarán.
-¿De qué trata papá?
-Ah… ya lo verás.

Sin decir más, encendí la televisión y puse el dvd. Cómo podría imaginar que  aquella tarde del  verano 77 descubriría una  afición que me influenciaría tanto.
Sentado en la oscuridad del cine, esperaba ansioso junto a mis hermanos el gran estreno de aquella película.

Y ahora, quería compartir con mi hijo, la emoción que aquella vez sentí al ver aparecer en la pantalla la primera y enorme nave del Imperio.

-Mira, mira –le dije mientras esta aparecía y se escuchaba la música.
-¿Quién es ese? –me preguntó.
-Ah…ese es ni más ni menos que Darth Vader, el malvado señor del Sith.
-¿Es un robot?
-No… es un humano que era bueno y luego… Deja ese carrito y hazme caso o ve la película.
-Es que no me gusta.
-¿Cómo sabes que no te gusta si apenas lleva cinco minutos? Espera, ya viene lo mejor.

-¡Mira, mira! Ese es Arturito. Sabías que lo manejaba un enano que metían adentro y una vez se les olvidó sacarlo. En ese entonces todavía no había efectos de computadora y todo lo tenían que hacer a mano
-Pues parece un bote de basura…  ¿y ese otro?
-Ese es C3PO un robot de protocolo que….olvídalo,  mejor pon atención.

Yo tenía una gran colección de “monitos” de la guerra de las Galaxias,  naves como  el “Halcón Milenario”. Jugábamos en el pasillo de la casa de los abuelos y con hilos amarrábamos las naves para que “volaran”.
La abuela hasta nos daba chance de que le agarráramos las  escobas para convertirlas en “espadas láser”.  

-¿Qué hacen?
-Quihubo carnal siéntate…estamos viendo la guerra de las galaxias. Platícale a tu sobrino, cuando le partiste la escoba en la cabeza al cartero…jajajaja
-Sí, no me pude sentar en días. Jajaja
-¿En qué va?
-En la parte donde sale el  holograma de Obi wan.

Así casi sin darnos cuenta, Nacho y yo nos sumergimos en una nube de recuerdos como hacía mucho no lo hacíamos.  Recordamos al abuelo que gracias a su enfisema hablaba igual a Dart Vader. Al Profe “Yoda” de química en la secundaria o a Toño que fue el primero que tuvo bigote y por eso todos le apodaban “Chuwbaca” y a su novia que se peinaba como la princesa Leia pero se parecía más a Jabba the hutt.

-Mira hijo… ahí es donde van a destruir la estrella de la muerte. ¡Luke!
-Déjalo carnal…creo que ya se durmió. Mejor vamos a seguir viendo la peli y recordando esa infancia en que todos queríamos ser como Han Solo o Luke Skywalker y correr todo tipo de aventuras en esa Galaxia muy, muy lejana.

Que la fuerza te acompañe.

9 comentarios:

RoS dijo...

Lo que a unos marca, a otros hasta les da sueño, eso mismito le pasó a Luke, jajaja.
Buena historia capitán, un placer leerlo.
=)

PHERRO dijo...

Algunos caen víctimas del consumismo desde la misma infancia y la verdad si ves ahora esas películas te das cuenta de lo rudimentarias que son en muchos aspectos, aunque son excelentes para pasar un rato de entretenimiento, nada más.
Al principio se confunde un poco tu actualidad con tus recuerdos, pero fuera de eso el texto es claro, demasiado claro.

SIRACUSA dijo...

Nunca me gustaron las pelis de la Guerra de las Galaxias pero formaron parte de una época y que sí dejaron huella en muchas personas.
La magia del conjuro de una película o una canción radica en todas las imágenes, personas, sonidos y hasta aromas que somos capaces de evocar y como podemos compartirlas con los demás a través de las letras.


Buena vibra!!!!

la MaLquEridA dijo...

No me gusta La Guerra de las Galaxias, nunca he tenido curiosidad por verla, pero bueno a ti te dejó huella.

Úrsula Amaranta dijo...

No bueeeno es que la Guerra de las galaxias marco toda una generación, y si, ahorita la vemos y nos parece rudimentaria, pero en su momento fue innovadora en muchos sentidos, no sólo por los efectos especiales. Creó además toda una mitología ypor lo tanto todo un culto a su alrededor, un fenómeno bien interesante. A mi me gustó además tu relato porque está claro, sencillo, y yo diría hasta emotivo.

Capitan TINTASANGRE dijo...

Ros...así es, cambios generacionales etapas...todo cambia.

Pherro. claro que son rudimentarias. la tecnólogia del cinbe a avanzado demasiado en apenas 30 años. Pero star wars provoco gran parte del consumismo. del que hablas.

SIRACUSA. asi es ahi radica la magia de la pelicula y ya ves...hay gente que realmente se cree parte de la galaxia y se disfraza y cosas asi.

MALQUERIDA...no es mi biografía, ni nada por el estilo, es solo la historia que desarrolle, aunque claro que si vi la guerra de las galaxias y me toco muy de cerca no es ni por mucho mi pelicula favorita...

URSULA...claro es que si la comparas con Avatar o cualquiera de ahora..no hay comparación tecnica. aunque las hiostorias son las mismas en esencia. y si cada generacion tiene su historia la mia y la trilogia original de la guerra de las galaxias, fue la nuestra. nos guste o no.

Dr. Gonzo dijo...

Star Wars da para millones de historias y éste ángulo en la tuya, me agrada. Va más de una brecha generacional y de las ganas de compartir ese hito cultural que ahora nos define como civilización. El consumismo es parco, no es tan consumismo si se quiere compartir con los que quieres.

NTQVCA dijo...

A los que nos tocó de chiquitos esa película nos dejó impactados, claro que ahora a los niños les da un poco de hueva por la variedad que les aplíca la tecnología. Pero tengo tres puntos.
1.-En el 77 pusiste un DVD?
2.-Me dio mucha risa la comparación de la novia que se peinaba como la Princesa.
3.-Tengo una sobrina de 3 años que se pone le casco de Darth vader de su papá y con una escoba te pega al decir:"Soy tu pale"

OJT dijo...

HAHAHAHAHA SE DURMIÓ EL CHIQUILLO, TAMBIÉN ME DORMIRÍA SI ME ESTÁS JODIENDO TODA LA PELÍCULA.