miércoles, 28 de septiembre de 2011

Sepia

Luego de observar la consagración entre la tía Eduviges y aquel viejo retrato, ubicado sobre la desvencijada cómoda de su estancia, y el cómo profesa rituales en torno a él, tal como acariciar con sus dedos marchitos tratando de adivinar las formas que sus ojos ya no ven, o el notar, de repente, cuando de su rostro desaparece su infinita tristeza transformándola en una mujer joven, viva, viviendo a través de él. En el mismo sitio y cada día, Eduviges se inventa un nombre que ya no le acompaña. En su corazón la misma mirada, en esa esquina de su habitación no cabe el olvido, el pasado se reúne en el polvo, entre sus dedos, y ella, imagina que lo tiene ahí, tan sepia, tan suyo: asida al recuerdo. Luego de observar todo ello, es que me decidí a imprimir tu rostro, no sea que el tiempo me coma, y un día, atormentada por la artritis, no pueda ni encender el computador.

8 comentarios:

Pherro dijo...

Es que algunos recuerdos hablan, a través de las imágenes capturadas.

Pinchesendic dijo...

Es precisamente como deben de ser las fotos. Ahora esta realidad que nos tocó vivir se van acabando los albumés, y solo están las fotografías en las computadoras, en los celulares, pero nunca impresas, tal y como deben de ser las gráficas de luz. Hermosa historia de color sepia.

la MaLquEridA dijo...

Recuerdos que se borrarán al avance de la tecnología.




Saludines.

SIRACUSA dijo...

Y pensar que eso pasa, nos anclamos a esos viejos recuerdos, instantes y momentos fugaces. ciertamente hay que imprimirlas xq de lo contrario, despues que haremos? Me gustó la frase de "el pasado se reune en el polvo" :D

el presley dijo...

Es lo malo de la fotografía digital, que tiras 1000 fotos en cada uno de tus viajes pero pasado el tiempo no sabes ni en que disco duro las guardaste.

Nada como la fotografía en el ya viejo papel que le da con los años ese tono sepia al igual que la vida nos llena la piel de arrugas.

En cualquier caso eres muy joven. Creo que tu artritis puede esperar unos años.

Saludos.

Maldito Desgraciado dijo...

Yo por eso tomo fotos con el corazón.. Aw hahaha

Dr. Gonzo dijo...

Es curioso que a la primera leída sentí que no me llegaba y en la releída me cayó pero pesadísima esta pequeña historia - reflexión. Pesada en el aspecto de que todo ese sentimiento de nostalgia es enorme, en cada frase está la sobredosis y me dejó devastado. Sigues siendo la mejor para que se me estruje el corazón leyendo.

RoS dijo...

Pherro: Mjú, y uno que se empeña en revivirlos, pfff.

PincheSendic: Gracias. A mí ya se me han perdido un buen de fotos, luego no quiero darles tanta importancia, pero a veces me pesa perderles.

Malque: Sí, qué miedo.

Siracusa: yeah, ¡imprimámonos! jaja, gracias x comentar.

Presley: Gracias por pasarte y también por lo de joven. Un abrazo.

Maldito desgraciado: menso, jajaja.

Dr. Gonzo: Aw, gracias, gracias.
Fíjate que con este minipost me pasó que ahuevo quería meterle más pero no me salió. Ahora hasta creo que quitarle dos tres palabras le haría bien.