jueves, 29 de septiembre de 2011

Sonriendo



Solo, y entre tus manos una copa, labios agrietados sangrando palabras derrotadas, plegaria perdida desde hace mucho tiempo, antes que el sol nos diera la espalda propagando ardor en los costados y las ansias se nos escurrieran al ras del suelo, solo yo y tus labios, mientras la saliva circula amarga y el licor permanece coagulado. Entre tus manos el corazón siempre apostando, entre mis manos nuestro sueño moribundo, sin pretextos ni reclamos, que en común acuerdo decidimos guardar en lo más profundo del silencio. Sonríes y desde lo más oscuro de tus ojos crezco, me oculto para morir despacio, me aferro, a mantenerte sonriendo…

Solo, y en la esquina un cuadro de nosotros hablando entre sonrisas de un tiempo discontinuo, entre vaivenes cautivantes, murmurando algo que se pierde, y me voy quedando solo en algo que se desvanece, entre memorias de papel y recuerdos de humo ya olvidados.

4 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Recuerdos que se van desvaneciendo cada vez más rápido.


Me gusta como escribes Foto.


saludos.

Pherro dijo...

Quien sabe si dos pensarán y sentirán algo similar al observar una imagen que representa una felicidad mutua, pero ya pasada.

Dr. Gonzo dijo...

Me gustó mucho las figuras que usas, no se vuelan tanto y conservan congruencia con la idea que llevas.

Anónimo dijo...

Buena prosa que en instantes resulta poética, intensa, suave y sugerente. Me transmitió esa nostalgia de un recuerdo atrapado en una esquina...


SIRACUSA