lunes, 5 de noviembre de 2012

EL CANTAR DE LOS FURIBUNDOS



- Estallidos sociales, nadie sabe como empiezan esas cosas. Solo una chispa y todo arde por días. ¿Quién da el grito de batalla? ¿Quien organiza la revuelta? ¿Cualquier pretexto es bueno? Malos remakes de la revolución francesa se respiran en todos lados Karen. Y no solo eso, afuera hay gente que pierde su trabajo, hay jóvenes que son golpeados en las escuelas, hay religiones que no se toleran... y todos estas esperando su oportunidad para cobrársela con el primero que pase. Pon este revolver bajo tu almohada o donde tú creas conveniente. Es para que te protejas en caso de que las cosas se pongan feas. Prométeme que solo la usaras en esas situaciones.

- Lo prometo papá

- ¿Que te he dicho de cuando estoy en servicio?

- Perdón, lo prometo detective Elías.

- Bien, ahora lava los platos de la cena... y deja de apuntarme con eso ¡Que no es un juguete! O te lo retirare de inmediato.

- ¿Recuerdas la semana pasada el permiso que me negaste para irme de fin de semana con la familia de mi novio?

- ¿Mmm?

- ¿Te acuerdas del blackberry que no me quisiste comprar porque estaba demasiado caro? Qué curioso, misma excusa me diste para el Ipod, la laptop y la tele por cable ¿Qué me dices del piercing que no me dejaste usar? ¿Y de la ropa? Uuuu, mejor no hablemos de la ropa porque ahí si me voy a encabronar. Mejor hablemos de tu alcoholismo cuando mamá estaba enferma...

- ¡Karen!

- ¿Dónde estabas cuando ella tenía las sesiones de quimioterapia? ¿A dónde fuiste cuando le avisaron que solo tenía unos cuantos meses y no habría prorroga?

- ¡He cumplido! No he vuelto a beber desde que nos dejo.

- Te diría que no es personal... pero sí lo es.

Un ciego BOOM entro por la boca de Elías y salió explosivamente por su nuca... después, Karen remato:

- ¡Y lava tú los platos! (¡Stusps!: escupitajo)

*

- Ese Fermín ¡Deja dormir cabron! Rechinas bien culero el colchón ¿Qué traes o qué?

- Este pinche coraje que traigo adentro ¡No me deja cerrar los putos ojos! Te juro que se me quema la garganta namas de acordarme de ese jijo de la chingada. Pero vas a ver, ya me decidí, en lo que te lo cuento voy a quebrarme con un acero bien filoso al pendejo del Gualo.

- No hagas mamadas, ya namas te faltan cinco años guey! ¡Cinco! ¡Pasu puta madre! A mí me faltan quince cabron ¡Quince pa salir! Quisiera estar en tu cuello. Ya namas pórtate bien y ahí te rebajan dos años y en un rato sales ¡Sin pedo!

- Tss, no ¡Me vale madres ya! Yo no me quiero ir sin desquitarme de ese hijo de su puta madre. Y además ¿A qué vergas salgo? A andar rodando como piedra nada más.

- No digas piedra que me regresa la puta ansiedad ¿No me dijiste que querías poner tu taller de soldadura y que ya te ibas a poner a chambear derecho? Si te ve un pinche custodio ¡Ya valiste verga! De aquí ya no vas a salir ¡Vete en este espejo! Viejo y todavía lo que me cuelga. Yo sí, yo si si algún día salgo de la sombra quien sabe como chingaos le voy a hacer. Ni mis pinches hijos me van a conocer o hablar, ni vieja que quiera estar conmigo ¡Ni de albañil voy a poder jalar! Pinches decisiones pendejas que toma uno, verdad de Dios. Todavía estas a tiempo, no te dejes llevar por la furia...

- ¡Cállate el hocico ya! Me sacas de la muina. Por ese cabron estoy entambado y mira donde me lo vine a encontrar ¡Ahora es cuando viene el ajuste de cuentas! Por mi madrecita que de esta no se escapa.

- ¿A lo macho te los vas echar? Tu sabes lo que haces, pero neto me aguitas un resto. Ahí que te bendiga Dios... Ten, intoxícate un pulmón a ver si con eso se te baja la corajina.

Algunas noches después:

- Mijo, ¿Tas despierto?

- ... ¿Mmm?

- Déjalo, ya estas planchando verdad?...

- ... Casi

- ... Oye ¿Que tranza con aquello?

- ... Sss, soñé que con la punta de un vidrio le sacaba poco a poquito las entrañas ¡Namas chillaba como puerco el hijo de su puta madre! No me importaba que se me cortaran las manos de lo duro que apretaba el cristal ¡Yo le abría y le abría al malparido ese!... Pero ya me calme, me tiene miedo el puto. Sabe que me la debe, lo voy a traer así hasta que salga. Ya luego afuera me la cobro, namas que hay que aguantar viejo ¡Eso me va a costar! Aguantar, cinco añitos y lo que le falta a él.

- Cabeza fría, eso está mejor. Yo me quede preocupado, sentía que ya te lo enfriabas...

- Nooo, que se pudra un rato, que pase lo mismo que yo he pasado, que le ruegue a Dios que un día no me venzan las ganas. Pero vas a ver como lo voy a dejar al cabron, aquí el tiempo es eterno y a ver quien se vuelve loco primero. La santísima muerte me ha de dar la justicia aunque en las noches me ahogue la pinche rabia.

- Eso, no te estés calentando tanto, esas madres se saborean mejor preparándolas, así como un caldo de sangre, a fuego lento ¡Yo si quieres te ayudo! Namas llévatela tranquila pa que no te enfermes, que el desgaste sea pa ese guey. Como tú dices, aquí lo que más hay son años y la furia sobra jeje lo sabré yo.

2 comentarios:

Pherro Chafirete Ruletero dijo...

Si transmites, en estos textos, esa emoción desmedida.

Dr. Gonzo dijo...

Me gustaron las historias, sobretodo la primera. Son ligeras, sin trabas, a lo que van, con todo y que abusas en la pretensión de un humor arrabalero, pero se ha vuelto uno de tus sellos. Con todo, creo que este escrito es el más balanceado en ese aspecto a comparación de anteriores.
El manejo de guiones ya quedó mejor que en otras experiencias y permite fluidez en espacios. Me gustó.