jueves, 22 de noviembre de 2012

Sopita






Ella se levanta, piensa y planea, cómo demostrará su amor el día de hoy
con un cielo azul y sus propios colores, ella les dará toda su atención.
Los sienta, los besa y los abraza y su juventud en la sonrisa queda fija
siendo la mejor desde el día uno hasta el final.
Se va a la cocina con knorr tomate y knorr suiza
cuidando la sal y la pasta en hervor
con la yerba necesaria que de sabor y amor
cantando para ellos que la miran embelesados como un recuerdo lejano
moviendo sus pies como si dejaran ritmo en cada nota de su voz.
Ella sonríe siempre y con cariño se les dirige
y ellos contestan afianzándose a su corazón.
Y la sopita calientita, sabrosa y caldosa
que sus manos les dejarán el resto de su vida
exprimiendo lágrimas con un limoncito a la mitad
con un dulce paso, amargo paso, ácido paso de sabor.
Con todo lo que le haya sucedido
ahora para ella todo es felicidad
se mueve con cuidado con la cuchara
y con canciones alimenta a sus trozos de vida.
Y la poca boca en la sopita
cucharita llena de sabor
y bailando, la promesa de estar siempre a su lado
los ama y ella no sabe si la amarán
la historia de su vida.
Y entre todos con la sopita, ríen y comen y disfrutan el momento
lugar que no se ha de olvidar por más que las toermentas arrasen
ellos en ella siempre vivirán.

1 comentario:

Pherro Chafirete Ruletero dijo...

Me gustó mucho, hay algunos párrafos que suenan como canción. Y me gusta notar la idea de hacer las cosas a pesar de saber que los resultados no siempre serán gratificantes.