miércoles, 7 de marzo de 2012

Cocacola


Pinche Toño, no has regresado, este y todos los días te espero. Desde esa noche no volviste a casa, a los restos de casa que aún quedan en pie. ¡Carajo! ¿Te cansaste de las croquetas?, ¿de beber agua, y no cerveza?, ¿de mí y las noches de lágrimas?

Primero ella, que muy sus razones tuvo para abandonarnos, ¿ahora tú, amigo? Mira que no me he cansado de buscarte, de seguir tus pasos, de preguntar por tus ladridos, de recorrerte por las calles; aún me hago el ánimo de que andes vagando por la casa de doña Mari o asaltando al carnicero. Te busco por las nubes. Como un fantasma, formo tu nombre entre ellas, pinto la palabra cocacola en el aire, porque verás, eso me recuerda el color de tu mirada.

La casa huele a croquetas rancias, a tristeza, a agua estancada, por eso trato de llegar tarde a ella; desde que no estás, me gusta rodear, caminar en círculos y evitar vías directas, me gusta el modo de sacarle la vuelta al asunto. Entre talleres abandonados y perros con el hambre acostumbrada camino; hace varias noches un borracho me abordó, me pidió diez pesos para comprarse una cerveza, pensé en que, sobre el sabor del agua, la habrías preferido. Te vi en los ojos de aquel borracho, Toño, te vi con la tristeza que ella nos dejó, ¿o es que era mi tristeza reflejándose en tu rostro?

Desde entonces tengo varios días buscándote en el espejo. Cerciorándome de que sí estuviste, que sí te abracé cuando ella se fue. Que estos hechos no son inventados y que mis labios no pronuncian que me estoy volviendo loca.

6 comentarios:

Roge Silva dijo...

Fijate Ros, que siento mía esta nostalgia de tu escrito, la incertidumbre es más corrosiva que la certeza de saber algo muerto, los desaparecidos, imagínate, si duelen nuestras mascotas desaparecidas, que será de tantas madres que hoy tienen a sus hijos desaparecidos.



P.D. Sí, aquí andabas :)

Fototropismo dijo...

Esas letras aderezadas de figuras poéticas me gustaron, pero más el giro en el final.
Un gusto.

Julieta dijo...

El toñooo¡¡¡ es bueno recordarlo en un rlato bastante rico y poético...me gustó...saludos cordiales =)

Ros dijo...

Roge: Qué halago más grande poder compartirte esta nostalgia.
Definitivamente Toño dolió, dolió más porque nunca pude encontrarlo.
P.d. A veces acá ando, =)

Fototropismo: Maldito, ¡conéctate ya!


Julieta: Aw, ¡lo recuerdas! snif, Toño, Pringas, Corraje, ay, puedo ponerme muy jota al hablar de ellos.
:)

Dr. Gonzo dijo...

Es el dejo de desesperación que enriquece el escrito, la nostalgia se apuntala palabra a palabra. Todo un estilo ya.

Piper dijo...

Logras transmitir esa desesperación por aquellos que ya no vemos, que bien se puede llevar a otras instancias y pérdidas en la vida. Me gusta y disfrute su lectura.